Ayuntamientos del rural buscan 'oficinas' ante la marcha de NCG

stop

A Bola, uno de los municipios que se ha quedado sin ningún banco en el concello, negocia con Santander y BBVA

Oficina de Novagalicia Banco, hoy Abanca

25 de junio de 2013 (20:26 CET)

A finales de febrero Novagalicia dio una mala noticia a 14 municipios del rural gallego. El plan de ajuste de red del banco provocaría que sus ayuntamientos se quedasen sin ninguna oficina de la entidad dentro de sus límites. La situación es especialmente comprometida para siete de ellos, donde NCG es la única firma financiera que opera. Pasados los meses, los alcaldes negocian con distintas firmas bancarias. Buscan oficinas para sus vecinos, pero no es fácil.

A lo largo de este año Novagalicia debe cerrar 131 oficinas en España, 49 en Galicia. De estas, hay varias enclavadas en zonas rurales, donde apenas hay presencia de otros bancos. Tal y como informó la entidad que preside José María Castellano en aquel momento, en diciembre el banco habrá salido de los concellos de Arnoia, Lobeira, Toén, Os Blancos, A Bola, Xunqueira de Ambia, Quintela de Leirado, Rairiz de Veiga, Trasmiras, Baltar y Sandiás, en Ourense. Dodro, en A Coruña y As Nogais, en Lugo, también se quedan sin oficina de NCG.

A pesar de que NCG todavía no ha levantado el vuelo en todos los concellos afectados, los alcaldes de los municipios se afanan por conseguir los servicios de un nueva entidad. 

A Bola ofrece "todas las facilidades"


El ayuntamiento de A Bola, en Ourense, se quedó oficialmente sin oficina física de NCG hace menos de dos semanas. Sin oficina de NCG y sin ninguna otra, pues la entidad gallega era la única que operaba en su municipio.

La alcaldesa de la localidad, Teresa Barge, se ha puesto manos a la obra. Asegura que dará todas las facilidades a la entidad que desee instalarse en el municipio, de 35 kilómetros cuadrados y 1.525 habitantes. Asegura que mantiene negociaciones con Santander y BBVA.

“De momento hemos hablado con dos bancos, pero aún no hay nada cerrado. El Santander nos dijo que iba a hacer un estudio del municipio para ver si podía ajustarse a su red, con el BBVA ya nos hemos estado entrevistando”, dice, a la vez que recuerda el perjuicio que le causa a los vecinos no contar con ninguna entidad bancaria en el pueblo.

Os Blancos

El ayuntamiento está dispuesto a poner todas las facilidades, incluso la cesión de locales si fuera preciso. No obstante, desde NCG insisten en que tratarán por todos los medios de que su marcha tenga el mínimo impacto en el municipio, por lo que van a habilitar una oficina móvil que se desplazará una vez por semana.

En Os Blancos el consistorio también está manos a la obra. El independiente José Manuel Castro explica que la marcha de Novagalicia ha causado una gran indignación entre los vecinos. “Estamos intentando buscar una solución, lo del autobús tampoco creo que convenza mucho, no es una imagen buena para el concello”, indica el regidor de este ayuntamiento en referencia a la oficina móvil. No son buenos tiempos para el consistorio, que el año pasado pidió a la Xunta ser intervenido debido a la elevada deuda que presenta.

A pesar de esto, Castro asegura que está cerca de cerrar un acuerdo con un banco, aunque no revela el nombre. "Estamos hablando con una representante y, si todo sale bien, en septiembre podríamos tener de nuevo una oficina bancaria en Os Blancos", comenta esperanzado.

Mantener autonomía

Todos los regidores tiene claro que encontrar un substituto a las oficinas de NCG será tarea complicada, debido a la situación de los propios ayuntamientos. “Es fundamental para poder mantener la autonomía local”, explica Castro
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad