Nava Castro, directora de  Turismo de la Xunta, defiende que la subida de precios de la vivienda turística es "positiva"

Así te afecta el ‘boom’ de viviendas turísticas en Galicia

stop

Los alquileres pisos turísticos se encarecieron hasta en un 12% este verano; la diversificación de la oferta aumentará los precios en el alquiler convencional

Rubén Rodríguez

Economía Digital

Nava Castro, directora de Turismo de la Xunta, defiende que la subida de precios de la vivienda turística es "positiva"

en A Coruña, 05 de septiembre de 2017 (06:00 CET)

Un informe de la Federación Galega de Empresas Inmobiliarias sobre el mercado del alquiler en el segundo cuatrimestre del año indica que más de 4.000 viviendas han pasado a comercializarse como pisos turísticos. Los propietarios han abandonado el arrendamiento tradicional para centrarse en un alquiler a periodo corto y enfocado a los visitantes.

La maniobra tiene todo el sentido. Está favorecida por la nueva regulación de la Xunta que aspira a dar seguridad jurídica a la fórmula, por el récord de turistas que consigue año tras año Galicia y por el incremento de la rentabilidad. Eso indica al menos el mismo informe de Fegein, que apunta que en algunas zonas los precios subieron hasta un 12% entre principios de mayo y finales de agosto.

¿Es bueno para el sector?

El Gobierno gallego muestra su agrado con la situación. Los turistas dejan más dinero en Galicia y queda avalado el impulso por diversificar la oferta de alojamiento. La directora xeral de Turismo, Nava Castro, solo ve ventajas. En declaraciones a La Voz de Galicia consideró un “síntoma positivo” que el alquiler no se entienda solamente como un arrendamiento a estudiantes y que se enfoque también a los turistas.

En la escalada de precios ve más “rentabilidad” para el sector. Sobre posibles medidas reguladoras de la oferta considera que “hay que esperar” para ver cómo evoluciona el mercado del alquiler.

¿Es bueno para el ciudadano?

Una de las posibles consecuencias del incremento en la oferta de alojamiento es que provoque una mayor concentración de turistas, con un impacto positivo para la economía pero un empeoramiento de la calidad de vida en las zonas saturadas, que necesitarán de un mayor esfuerzo de las arcas públicas.

Si Galicia no ha llegado a ese punto de saturación, lo que sí está sucediendo es un retroceso en la oferta de vivienda en arrendamiento a largo plazo, al fugarse unos 4.000 inmuebles de esta modalidad para centrarse en la vivienda turística. Actualmente hay 6.900 viviendas en arrendamiento en el mercado gallego, “la cifra más baja conocida”, según el informe de Fegein.  

Al reducirse la oferta, los precios suben. El mismo estudio señalaba que el alquiler se ha encarecido en las siete ciudades un 20% desde 2016. Vigo y Santiago son las más afectadas. Los ciudadanos afrontarán alquileres más caros sin que los salarios hayan aumentado. 

¿Es todo por culpa de los pisos turísticos?

No. Los pisos turísticos proliferan tras un proceso de mutación en el propio mercado inmobiliario durante la crisis económica que hizo crecer a la vivienda en alquiler. La dificultad de los jóvenes en el acceso a la vivienda en propiedad, los bajos sueldos o la restricción del crédito, incluso un cambio en la mentalidad de las nuevas generaciones y en la forma de concebir la movilidad laboral, son factores a tener en cuenta.

El encarecimiento no sería un problema si el poder adquisitivo del ciudadano aumentara en una medida similar, pero estamos precisamente en un momento de bajos salarios e inestabilidad laboral.  Con frecuencia se le atribuye al empleo que genera el turismo estas características de temporalidad y nóminas reducidas. En el primer semestre del año, en Galicia se firmaron 580.000 contrato, pero solo se sumaron 32.000 cotizantes.

¿Es un problema urgente?

Se acaba de detectar. El informe de la patronal inmobiliaria dice: “Desde que tenemos datos de registro, INE o IGE, el mercado de la vivienda en arrendamiento siempre ha tenido una oferta más que suficiente para cubrir la demanda existente, lo que nos ha permitido tener precios equilibrados a la renta per capita de los hogares gallegos (…) A la finalización de este primer cuatrimestre de 2017 percibimos un posible punto de inflexión”.

Una solución al alcance de la mano ante un excesivo encarecimiento de los alquileres es movilizar para esta modalidad el parque de viviendas vacías que están a la espera de encontrar comprador. Por el momento, la postura de la Xunta, si atendemos a Nava Castro, es “esperar”.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad