Oficina de BBVA Banco Provincial en Caracas / EFE

Así sobrevive el BBVA en la Venezuela de Maduro

stop

El banco, que opera en Venezuela con BBVA Provincial, dice que su compromiso con el país es a “largo plazo”, aunque su peso en el grupo es muy pequeño

en A Coruña, 10 de mayo de 2018 (05:00 CET)

La espiral de rumores que despertó la intervención de Banesco acabó salpicando a BBVA. “Es falso que la Fiscalía haya citado a los directivos de Banca Provincial. Paremos la cadena de rumores que tanto mal hacen al sistema financiero”, escribió en sus redes sociales el diputado de Asamblea Nacional por Caracas, José Guerra, desmintiendo las informaciones que afectaban a la filial del grupo español en Venezuela.

La psicosis provocada por la ofensiva contra el primer banco privado del país contrasta con la vida relativamente tranquila que ha llevado el Provincial en los últimos años, dentro de la complejidad que supone operar en Venezuela. Desde luego, más tranquila que cuando Hugo Chávez amenazó en 2011 con nacionalizar el banco. Lo hizo en un programa en directo, llamando por teléfono al entonces presidente Pedro Rodríguez, acusándolo de irregularidades en la concesión de créditos hipotecarios.

Compromiso "a largo plazo" con Venezuela

Desde entonces, el Provincial se consolidó como la tercera entidad en Venezuela por cuota de mercado, por encima del 11%, en dura pugna con BOD, el banco donde aterrizó Raúl Baltar tras salir de Abanca. Ambos muy lejos de los dos principales operadores, Banesco y Banco de Venezuela, antigua filial del Santander que traspasó al Gobierno de Hugo Chávez para su estatalización y la mayor en cuanto a volumen de activos en el país.

Tenemos un gran banco y nuestro compromiso en el país es a largo plazo”, zanjan fuentes oficiales de BBVA respecto a la situación en Venezuela tras la intervención de Banesco. No es que caiga en la despreocupación el grupo de Francisco González, pero ayuda a mirar con perspectiva la situación el relativo peso del negocio venezolano en el global del grupo.

Escaso peso en el grupo

El Provincial arrojó beneficios en los dos últimos cursos. Las operaciones en Venezuela aportaron, según los informes presentados por BBVA, 144.000 millones de bolívares en ganancias en 2017 y 22.854 millones de bolívares en 2016. Parece mucho, pero al cambio se queda en el último ejercicio en un resultado positivo de 1,7 millones de euros para un grupo que obtuvo beneficios de 4.642 millones.

El volumen de activos en el país asciende a 540 millones a febrero de este año, según los datos que recopila el portal Banca y Negocios a partir de las cuentas presentadas por las propias entidades. Los ingresos recurrentes del grupo BBVA en el último ejercicio fueron 40 veces mayores que esta cifra, 22.679 millones. 

El presidente al que llamó Chávez se marcha

A finales del año pasado, el Provincial reestructuró su cúpula debido a la salida de un histórico del grupo, Pedro Rodríguez, con 46 años de servicios en el BBVA y con una llamada de Chávez retransmitida en directo por televisión en el curriculum. “El banco no está en venta”, respondió Rodríguez a la ofensiva del fallecido expresidente venezolano. “Tenga cuidado con lo que me responde, yo se lo puedo expropiar ya”, le respondió Chávez.

Arreglado aquel entuerto en una reunión a la que acudió Nicolás Maduro, Rodríguez siguió al frente del Provincial hasta finales del año pasado, cuando tomó el testigo Agustín Antón, quien estaba al frente de BBVA en Paraguay.

Recogió un banco que estaba creciendo en la concesión de créditos y en la financiación de tarjetas, pero que, sobre todo, en los últimos años había incidido en la banca digital como estandarte. De hecho, fue distinguido por la revista británica Global Finance como el mejor banco digital de Venezuela en 2017.

Hemeroteca

BBVA
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad