Añón lidera la rebelión de los accionistas gallegos de NCG contra el Frob

stop

Los empresarios también temen verse obligados a soportar las pérdidas derivadas de la reestructuración del banco nacionalizado

Oficina de NGB

20 de noviembre de 2012 (22:06 CET)

El empresario Manuel Añón encabeza el grupo de accionistas más beligerantes contra la posición del Fondo de Reestructuración Ordenada de la Banca (Frob) ante la inminente recapitalización de NCG Banco, del que es tercer máximo accionista, solo por detrás del propio Estado y de Novacaixagalicia, entidad resultante de la fusión de las cajas que todavía controla el 7% del banco que preside José María Castellano. Añón, además, es de los socios minoritarios que mayor participación tiene en la entidad, aproximadamente un 1%, después de haber aceptado invertir 26,4 millones hace poco menos de un año.

Al empresario de A Laracha se le atribuye, dentro del grupo de accionistas gallegos, una posición más firme en cuanto a la utilización del recurso de la vía judicial para resolver las diferencias con el propio Frob, que prepara la recapitalización de NCG a través de dos opciones todavía no decididas, según las fuentes consultadas, pero que en cualquier caso dejaría prácticamente a cero el paquete correspondiente a los accionistas gallegos, que inyectaron 70 millones en NCG. Ya sea una ampliación de capital o una operación acordeón (reducción a cero y posterior ampliación por el importe de la inyección) el mecanismo finalmente empleado para reflotar la entidad con fondos europeos, la presencia gallega se extinguiría.

Asunción de las pérdidas

A ello se añade, además, otra amenaza, según han puesto sobre la mesa algunos de los empresarios. Y es que se enfrentan no solamente al peligro de la dilución de su participación, sino que se puede unir, con el decreto aprobado por el Gobierno, la obligación de que los accionistas de los bancos rescatados asuman parte de las pérdidas, como se explicita en la norma impulsada por Luis de Guindos, titular de Economía. En este sentido, el decreto de reestructuración y resolución de entidades financieras señala que han de ser los accionistas, socios, cuotapartícipes y acreedores subordinados (preferentes y subordinadas) los que soporten las pérdidas derivadas de la reestructuración de las entidades financieras nacionalizadas, como es el caso de NCG. El artículo 4 de dicho decreto dice, además, que "el Frob no se considerará en ningún caso incluido entre los accionistas", por lo que la orden de prelación (para repartir las quitas) no le afectará.

No es la primera vez que Añón se encara con NCG. Un acuerdo extrajudicial puso fin en los últimos meses del año pasado a las tensiones entre el empresario y Novagalicia Banco. Según ese pacto, el propietario de Hierros Añón vendía su 5,57% de la corporación industrial de la antigua Caixa Galicia y, a cambio, se comprometía a invertir 26,4 millones para adquirir el 1% del banco nacionalizado. Con la operación, Novagalicia recuperaba la totalidad de su cartera de filiales para consolidarla con la de la antigua Caixanova.

Los inversores

Añón fue el primer inversor que compró títulos al Frob. El empresario había amenazado con una batalla en los juzgados para recuperar una inversión, de 100 millones, en la cartera de empresas de la caja coruñesa. El artífice de la operación, cerrada a finales de 2007, fue el hijo del exdirector de Caixa Galicia, José Luis Méndez Pascual, e incluía un pacto parasocial que le daba a Añón muchos más derechos que los derivados de su paquete minoritario.

A nombres como Roberto Tojeiro (Gadisa), quien dimitió el lunes del consejo de administración de NCG, de Jesús Alonso (Jealsa), Luis Fernández Somoza (Azkar), Manuel Gómez Franqueira (Coren), la familia Rivera (Hijos de Rivera), Manuel Jove (Inveravante), Manuel Rodman (Polyships) o la constructora Copasa se unen editores como Santiago Rey Fernández Latorre, propietario de La Voz de Galicia, que destinó al plan de inversión ideado por Castellano algo unos 300.000 euros, según fuentes conocedoras de la operación.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad