Andreu estudia una fianza de 4.000 millones para los imputados del 'caso Bankia'

stop

Los directivos, el propio banco y su matriz esperan que la decisión se produzca este lunes, tras una reunión con todas las partes personadas en la causa

El juez Andreu, en una conferencia reciente

08 de febrero de 2015 (20:00 CET)

El juez de la Audiencia Nacional Fernando Andreu ha convocado este lunes a las partes personadas en la causa en la que investiga la fusión y salida a bolsa de Bankia. Decidirá si impone fianzas a la treintena de imputados, al propio grupo bancario y a su matriz, Banco Financiero y de Ahorro (BFA), en concepto de responsabilidad civil, como han solicitado varios accionistas.

Algunos perjudicados reclaman hasta 4.112 millones de euros a tenor del perjuicio que causó a miles de inversores el debut bursátil, que alcanzó los 3.092 millones de euros y al que se debe sumar el tercio adicional previsto en el artículo 589 de la ley de enjuiciamiento criminal.

Acusación particular

Una acusación particular se adhirió a la petición de UPyD para que los imputados afronten esa fianza solidaria superior a los 4.000 millones de euros. El juez rechazó la solicitud inicial de la formación magenta al entender que las acusaciones populares no están legitimadas para formularla.

En la vista, en la que participarán las partes y el Ministerio Fiscal, Bankia pedirá al titular del juzgado central de instrucción número 4 que no fije ninguna caución. Enfrente, los particulares entienden que la imposición de estas fianzas es "pertinente" a la vista "de la existencia de indicios suficientes, racionales y fundados de criminalidad".

Sin presión preventiva

"Ninguno de los querellados se encuentra en situación de prisión preventiva ni se han tomado medidas tendentes a asegurar que los perjudicados obtengan resarcimiento por la cuantía total", destacaban algunos de ellos en varios escritos presentados ante el juzgado.

En sus escritos también denuncian que la contabilidad anual, el folleto de la oferta pública de suscripción (OPS) y la información facilitada al público y a organismos oficiales por la entidad estaba llena de "groseras omisiones, manifiestos errores contables de calado y burdos apaños".

Imagen ficticia de Bankia

A su juicio, estas "componendas y falsedades" forjaron una imagen ficticia ante el público con la intención de obtener recursos para una entidad quebrada por su mala gestión a costa de inversores "incautos, engañados o forzados".

"Donde reflejaban beneficios, había cuantiosos agujeros", añaden sobre la entidad, que tuvo que ser nacionalizada en mayo de 2012 con el compromiso d e recibir ayudas públicas por valor de 19.000 millones de euros.

Apropiación indebida

Fue en julio de 2012, cuando el juez Andreu imputó al ex vicepresidente del Gobierno y ex presidente de Bankia, Rodrigo Rato, y a otros 32 ex miembros de su consejo de administración, así como Bankia y BFA en calidad de personas jurídicas, por indicios de delitos de falsificación de cuentas, administración desleal, maquinación para alterar el precio de las cosas y apropiación indebida.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad