Alerta tóxica: Botín y FG preparan el regreso de los productos de alto riesgo para ahorradores

stop

BANCA

Emilio Botín será investigado por la Audiencia Nacional

21 de agosto de 2012 (18:52 CET)

Se avecina una avalancha de productos tóxicos que inundará las oficinas de banca minorista de Santander y BBVA.

Ambas entidades esperan lograr hasta 28.000 millones –conjuntamente— con la comercialización de bonos y obligaciones simples o subordinadas, cédulas y bonos hipotecarios, cédulas territoriales y valores de renta fija estructurados. En la alineación sólo faltan preferentes y pagarés.

El banco de las corbatas rojas ha disparado primero. Este martes, los de Botín anunciaban que habían captado 2.000 millones en bonos a dos años con un rendimiento del 4,375%.

Esta operación se ha vehiculado entre inversores institucionales. Sin embargo, según las estimaciones de la Asociación de Usuarios de Banca (Adicae), ambas entidades emitirán en su red una batería completa de referencias tóxicas durante el otoño que estarán disponibles todo 2013.

En las oficinas

Las ofertas se trasladarán a las oficinas en las próximas semanas. BBVA espera captar capital a través de los clientes y ya ha registrado el folleto de inversión en la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

Según la información oficial, la suscripción incluirá paquetes pensados para el mercado minorista –con un mínimo de 1.000 euros— y para el profesional. Éste a partir de 100.000 euros.

El banco de Francisco González destinará los recursos captados “para el desarrollo de su actividad crediticia”, según describe el folleto. Es decir, el capital servirá para hacer frente a los créditos propios de BBVA y para provisionar la cartera de préstamos en mora y subestándar (en riesgo, a pesar de que se devuelven puntualmente).

Tras la maniobra del Santander, que ha acabado con la sequía del mercado de deuda privada, el sector y las asociaciones de usuarios esperan el próximo movimiento de la entidad española para captar capital mediante las sucursales.

Alto riesgo

Los productos que la gran banca española ofrecerá a la vuelta de las vacaciones entrañan varios riesgos para el usuario no experto. Cabe la posibilidad de incurrir en fuertes pérdidas del ahorro debido al deterioro de la cotización, según los expertos.

La mayoría de referencias están sujetas a cotización. De modo que, por varias razones el cliente puede llegar a perder todo lo invertido. La situación económica de España influye en la evolución de estos contratos.

En todos los casos, son valores de deuda de ambas entidades y, por tanto, no están cubiertos por el Fondo de Garantía de Depósitos. La directiva MIFID los cataloga como complejos.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad