Afundación descarta la venta de inmuebles y apuesta por “concentrar” actividades

stop

El presidente de la obra social de Abanca, Miguel Ángel Escotet, anuncia un plan estratégico que se aprobará en diciembre

19 de septiembre de 2014 (02:05 CET)

Miguel Ángel Escotet, el presidente de Afundación, la institución que pilotará la obra social de Abanca, descarta la venta de inmuebles en un “horizonte cercano” y aboga por “concentrar las actividades” que aporta el órgano que dirige.

En un encuentro con periodistas, ha rechazado que este planteamiento suponga "recortar" y ha insistido en que su objetivo es, a través de un plan estratégico que el patronato de Afundación aprobará en diciembre, darle "contenido" a la actividad de la institución.

"Queremos ser selectivos, no dar contenido por dar contenido", ha señalado. Al hilo de ello, ha dicho que la propuesta pasa por "trabajar" en los programas que diseñe la fundación "y reducir al máximo cualquier actividad que otros hagan".

Menos pompa

"Eso no quiere decir que no pueda haber programas conjuntamente", ha precisado Escotet, en relación a la colaboración con otras instituciones. También ha manifestado que quiere ser un presidente "activo" e "involucrado con la organización".
Entre otras cuestiones, ha apostado por la "innovación" y por hacer actividades con "menos pompa y platillo". "Simplemente que se abran las puertas", ha añadido el presidente de Afundación.

Por otra parte, ha abogado por hacer de ésta "una fundación para los gallegos" y también para los que están "fuera de Galicia", mientras que ha insistido en apostar por la "internacionalización".

Financiación

Sobre la financiación, ha dicho que los ingresos que aporte Abanca serán su aportación. "Y si algún alma caritativa quiere ayudar, del sector público o privado, estamos abiertos", añadió.

No obstante, ha señalado que están haciendo "los ajustes necesarios" para que Afundación sea una institución "muy digna que sea haga sentir en la comunidad". "Que sea sustentable", resumió.

Cartera de inmuebles


Para ello, ha apostado por "trabajar como la hormiga". "Tratando de ahorrar", indicó. Sobre los edificios de los que disponen, ha admitido que "todos son deficitarios", aunque ha descartado la venta de inmuebles "en el horizonte cercano".

"Para vender inmuebles, hay que tener comprador", ha dicho. En cuanto a la situación patrimonial, el gerente de Afundación, Pedro Otero, ha señalado que este año prevén rondar "los 11 o 12 millones de déficit final, incluyendo amortizaciones", frente a los "13,5 millones" del año pasado.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad