Accionistas de Banco Gallego preparan ya una ofensiva judicial contra el Frob

stop

Campo y Urgoiti se encuentran entre el grupo de socios proclive a dar la batalla, mientras Inditex se mantiene al margen

Juan Manuel Urgoiti

27 de febrero de 2013 (21:09 CET)

Los equipos jurídicos de algunos de los accionistas más significativos de Banco Gallego ya trabajan en las acciones judiciales, a adoptar por diferentes vías, contra la embestida del Fondo de Reestructuración Ordenada de la Banca (Frob), que proyecta la venta de la entidad (da de plazo tope hasta el 5 de abril), aunque de momento, directamente, el Estado controle el 49,85% que tiene NCG Banco en la entidad presidida por Juan Manuel Urgoiti. Es esa participación la que actualmente está en venta, según fuentes del entorno de las entidades, ya que el resultado de la junta general del pasado mes de enero se saldó con la propuesta de reducción de capital para compensar pérdidas y la activación de una ampliación, con un período de suscripción preferente que se prolongará hasta el próximo 12 de marzo.

Todo parece indicar que en esa fecha será el Frob quien ejecute lo anunciado, una inyección de 80 millones de euros, tras haber decidido la propia junta una operación acordeón con los siguientes pasos: reducción de capital a cero para compensar pérdidas por 148,7 millones (cifra casi idéntica a los 150 millones de agujero que detectó el Frob) y aumento de capital por otros 170 millones. El Frob acudiría con esos 80 millones y se haría con su control.

Pasos divergentes

A decir por lo acordado en la junta, los accionistas del Gallego siguen en su estrategia al margen de las decisiones que va tomando el Banco de España y el organismo de reestructuración bancaria, que hasta la fecha no ha adoptado resolución alguna para actuar, limitándose a advertir de los pasos que va a dar asegurando, textualmente, que procederá a la venta “en representación y por cuenta de los demás accionistas sin la necesidad de obtener su consentimiento”.

Los actuales accionistas del Gallego no parecen por la labor de acudir a la ampliación de capital en marcha mientras un cuaderno de venta se reparte entre el sector, y después de haber renunciado a hacerlo hace casi un año en otras condiciones. Pero tampoco están dispuestos a renunciar al banco a cambio de nada.

En esta línea, las acciones judiciales a emprender distan de las tomadas por accionistas de otras entidades que han visto como sus participaciones quedan en nada, caso de la fundación Novacaixagalicia en NCG Banco. La estrategia jurídica, en este caso, ha pasado por interponer un recurso contencioso-administrativo en la Audiencia Nacional contra una resolución concreta de la Comisión Rectora del Frob, la del pasado 26 de diciembre de 2012, por la que se acuerda «realizar operaciones de reducción y aumento de capital con exclusión del derecho de suscripción preferente en ejecución del plan de resolución de la entidad NCG Banco aprobado el 27 de noviembre de 2012».

Accionistas en pie de guerra

En el caso del Gallego, el eventual acto administrativo recurrible queda solapado por la actuación por la vía mercantil y societaria del propio Frob, ya que de momento no tiene la mayoría del capital del banco, aunque sí avala sus pasos el último “decreto Guindos”.

Entre los accionistas más molestos con la actuación del Banco de España estarían Epifanio Campo y Juan Manuel Urgoiti, a la sazón presidente del Gallego, que se encuentran en el grupo de socios que quieren abrir el frente judicial, mientras que otro accionista de referencia, Inditex, se mantiene al margen. Así lo admiten fuentes cercanas al accionariado. El 51% de Banco Gallego se encuentra bastante repartido. Epifanio Campo, con el 11,5%, y Javier Ungría, de Ungría Patentes y Marcas, con otro 11%, son los principales accionistas individuales. Juan Manuel Urgoiti, el presidente, controla el 7,4%, paquete en el que se incluye también la representación del 2,8% de la Fundación José Antonio de Castro. BNP Paribas tiene el 3,1% e Inditex, otro 2,4%.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad