Abanca y Etcheverría se fusionarán con 35.000 millones en depósitos

stop

La antigua Novagalicia logró beneficios de 313 millones de euros, mientras que la entidad con sede en Betanzos consiguió 4,3 millones en el primer semestre

Juan Carlos Escotet en la presentación de Abanca | EFE

29 de agosto de 2014 (21:32 CET)

A Juan Carlos Escotet le van bien las cosas. El presidente de Banesco, grupo venezolano propietario de Abanca y Banco Etcheverría afronta la integración de ambas entidades en un escenario favorable. Las dos entidades han cerrado el primer semestre del año incrementando beneficios y aumentando cada una su cifra de depósitos de clientes en más de un 10%. Entre ambas suman ya cerca de 35.000 millones de euros.

A principios de agosto, el consejo de Administración de Abanca dio luz verde a la anunciada integración con el Etcheverría. El acuerdo permitía iniciar de facto el proceso de fusión que, se espera, culmine en diciembre a la espera de diversos trámites, como la autorización del Banco de España y del Ministerio de Economía.

La perspectiva de Escotet es que la integración tecnológica de las dos entidades esté acabada a finales de año. Para entonces, los activos del Etcheverría formarán ya parte del patrimonio de Abanca. La entidad resultante tendrá su sede en Betanzos.

Activos

No es la primera vez que el presidente de Banesco comenta en conversaciones privadas que cuando ambas entidades estén integradas, la resultante se colará entre los diez primeros bancos de España. A cierre del primer semestre, la suma de los activos de ambas entidades se elevaba sobre los 54.000 millones de euros. Abanca contabilizaba en junio activos por valor de 52.705 millones de euros (frente a los 52.600 de hace un año).

Los activos del Etcheverría también continúan al alza y de 1.884 millones de euros en diciembre de 2013 han pasado a 2.010 millones.

Récord en beneficios


Ambas entidades, ya totalmente en manos de Banesco después de que el FROB diese el visto bueno a la venta de Novagalicia, han mejorado considerablemente sus resultados. Abanca ha iniciado su nueva vida con Escotet marcando récord de beneficios. Según la cuenta de pérdidas y ganancias remitida a la CNMV, hasta junio el banco ganó 313,3 millones de euros, frente a los 47 del mismo período del año anterior, cuando aún estaba en manos del fondo de reestructuración bancaria. El resultado antes de impuestos supera los 440 millones.

Abanca basa sus resultados en tres pilares: la mejora de la eficiencia tras el significativo recorte en gasto y personal, la reducción de sus activos tóxicos y el incremento de depósitos.

Etcheverría gana clientes

El Etcheverría, por su parte, finalizó el primer semestre con un resultado de 4,2 millones de euros, frente a los 2,2 millones obtenidos en junio del año pasado. El beneficio antes de impuestos se elevó a seis millones de euros. El banco con sede en Betanzos argumenta que el incremento es fruto de la mejora de todos su márgenes de negocio (aquí influye su mayor tamaño tras la compra de 57 oficinas el pasado año a Novagalicia). La entidad ha aumentado su número de clientes y su negocio.

Para el nuevo equipo gestor de Abanca era fundamental tratar de recuperar en este inicio del año la confianza de los clientes tras el fiasco de las cajas y el escándalo de las preferentes. Sostienen que van por el buen camino en base al aumento de depósitos. Suman 32.674 millones, un 11,3% más que hace un año. Además, los depósitos procedentes de la actividad de clientes minoristas se ha incrementado en 958 millones, un 4% más.

Créditos a la clientela

Por su parte, los depósitos de clientes de Banco Etcheverría han crecido un 9,5% en los primeros seis meses del año, al pasar de 1.648 millones a 1.805 millones. El margen de intereses del banco creció también un 23,3% y el bruto un 60,6% “fruto del mayor ingreso por negocio y operaciones financieras”.

En cuanto a los créditos a la clientela, el Etcheverría suma 1.356 millones concedidos a junio de este año, mientras que Abanca tiene repartidos 24.921 millones, un 1,3% menos que a finales del año pasado. Entre los grandes retos de la entidad presidida por Javier Etcheverría está, todavía, reducir su elevado ratio de morosidad. Tras rebajarla del 18,1% al 16,9%, el porcentaje sigue estando cuatro puntos por encima de la media del sector.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad