Abanca se atreve con el sector eólico y activa una inversión de más de 70 millones

stop

Su filial Torre de Hércules levantará un parque de diecisiete aerogeneradores entre Beariz y Forcarei, y la operadora R desarrollará el plan industrial

El vicepresidente de Abanca, Juan Carlos Escotet | EFE

04 de agosto de 2014 (21:09 CET)

Juan Carlos Escotet comienza a pasar de las palabras a los hechos. Si lo prioritario fue aterrizar en la antigua Novacaixagalicia, remodelar cúpula y consejo y cambiar de marca, acto seguido vendría la primera advertencia: estaremos en sectores industriales que nos aporten valor, sobre todo en Galicia, vino a decir en una de sus comparecencias iniciales el propietario de la entidad. Dicho y hecho. Abanca, de la que Escotet es vicepresidente, acaba de recibir la autorización para la puesta en marcha de un parque eólico, con una inversión que supera los 70 millones de euros.

En plena tormenta perfecta sobre el sector eólico con el fin de las primas, y en medio del goteo de autorizaciones que realiza la Consellería de Economía para demostrar que este tipo de energía es viable en Galicia, una filial de Abanca, participada en su totalidad por la entidad, ya tiene la autorización para levantar un parque de diecisiete aerogeneradores entre los concellos de Beariz (Ourense) y Forcarei, en Pontevedra. El parque fue autorizado en Consello de la Xunta, y de desarrollarlo se encargará la sociedad limitada Torre de Hércules, una de las firmas con las que la antigua Novagalicia había concurrido al concurso eólico.

El consumo de 30.000 familias

El parque, denominado Paraño Oeste, cuenta con una potencia instalada de 50 megavatios. La propia consellería de Economía estima que, en este caso, “la producción de energía anual se aproximará a los 130.000 megavatios hora al año, lo que equivale al consumo por ejercicio de más de 30.000 familias”, según los datos de Economía. El parque cuenta con 2.600 horas de viento al año.

La adjudicación de dicho parque a Novagalicia en el concurso eólico, y ahora la autorización a su heredera, lleva aparejado el desarrollo por parte de la filial Torre de Hércules de la ampliación de la red de fibra óptica de la operadora R, también participada por Abanca, que Economía considera llegará a “más de 190 núcleos de población de un total de 95 ayuntamientos gallegos”.

Los megavatios de las cajas


En el mismo Consello de la Xunta en que se autorizaba el parque a Abanca también se daba el ok para la puesta en marcha de otra instalación, de 21 megavatios de potencia instalada, a la firma Enebro Renovables, del grupo constructor lalinense Taboada y Ramos. Ambos parques, según Economía, contarán con una inversión conjunta de 105 millones de euros. En el caso de Enebro Renovables, será Friol el municipio elegido, en el que se levantarán siete aerogeneradores. Por tanto, contando con los megavatios a desarrollar, la inversión de Abanca en su parque superará los 70 millones de euros.

Las antiguas cajas, convertidas en el concurso eólico del PP ya en Novagalicia Banco, se encontraron entre las grandes adjudicatarias. Operaban a través de dos sociedades: Torre de Hércules SL, vinculada a la extinta Caixa Galicia, y Eólica Galenova, de Caixanova y el Banco Gallego. Fenosa Wind, con 339 megavatios; Norvento, con 303, y Torre de Hércules-Eólica Galenova, con 131 megavatios, fueron las empresas con mayor asignación de megavatios en el concurso eólico, con más del 33% del total repartido. Algunos grupos, como Gas Natural, ya han anunciado que renuncian a desarrollar prácticamente la mitad de los megavatios adjudicados, mientras que otros, como Norvento, han ratificado su apuesta.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad