Abanca sale al rescate de sus inmobiliarias en pérdidas

stop

La entidad activa operaciones millonarias de ampliación y reducción de capital en Abanca Corporación División Inmobiliaria y en otras dos filiales dedicadas al ladrillo y heredadas de Caixa Galicia

Juan Carlos Escotet y Francisco Botas en una de las nuevas oficinas de Abanca

en A Coruña, 13 de enero de 2016 (03:29 CET)

Tres sociedades dedicadas al ladrillo, heredadas de las cajas y con pérdidas millonarias arrastradas desde hace años. Abanca ha ejecutado operaciones de ampliación y reducción de capital en tres de sus inmobiliarias en números rojos con el objetivo de aportarles equilibrio patrimonial, según informaron en la propia entidad.

Los movimientos son por cuantías notables y afectan a Abanca Corporación División Inmobiliaria, que amplía capital por 37,5 millones de euros. La sociedad es propiedad de Abanca Corporación Bancaria y heredera del grupo inmobiliario de Novacaixagalicia. La empresa arrastra un inagotable curriculum de números rojos que, según consta en la memoria anual de la entidad, ascendieron a 111 millones en 2013 y a 87,8 millones en 2014. Tras la ampliación, el capital social de la sociedad queda establecido en 886,5 millones, el más abultado en la rama inmobiliaria del grupo financiero.

Las filiales

Dos sociedades que tienen, precisamente, a División Inmobiliaria como socio único,  han ejecutado, en su caso, operaciones de ampliación y reducción de capital. Es el caso de Torres del Boulevar (antigua Daeca Comarex), una inmobiliaria que nació al abrigo de la Corporación Caixa Galicia y que tuvo en su consejo, por ejemplo, a la eólica Torre de Hércules, con José Luis Méndez Pascual al frente.

Torres del Boulevard ejecutó una ampliación de capital por valor de 64,4 millones y, simultáneamente, una reducción por 64,5 millones. La sociedad había registrado pérdidas de 12,9 millones en 2013 y de 106.000 euros en 2014.

Una operación similar ejecutó Abanca en Daenpa, otra inmobiliaria que heredó de Caixa Galicia. En este caso, la ampliación asciende a 144 millones y viene de la mano con una reducción por valor de 111,7 millones. Daenpa, que también tiene como socio único a Abanca Corporación División Inmobiliaria, es otro de las grandes agujeros que el ladrillo hizo a la caja, con pérdidas de 83,2 millones en 2013 y de 63,8 millones en 2014.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad