Abanca repartirá un dividendo de 150 millones, el primero de su historia

stop

El resto de beneficios de la entidad, 1.198 millones, se destinará a reservas

Redacción

Francisco Botas, Juan Carlos Escotet y Javier Etcheverría durante la presentación de resultados de Abanca
Francisco Botas, Juan Carlos Escotet y Javier Etcheverría durante la presentación de resultados de Abanca

en A Coruña, 27 de marzo de 2015 (17:15 CET)

Si la junta de accionistas da el visto bueno, Abanca repartirá dividendo. Es una práctica habitual en entidades financieras pero tiene enorme significado en la historia del grupo. Las antiguas cajas gallegas no podían y la delicada contabilidad de Novagalicia, que acabó nacionalizada, vetó la retribución a los accionistas. Otro símbolo a añadir del inicio de la nueva etapa con Juan Carlos Escotet al frente.

La propuesta de aplicación de resultados de Abanca destina 150 millones a dividendos, 490 millones a la reserva legal y otros 558 a reservas voluntarias. Es decir, 150 millones a accionistas y el resto a reforzar el capital del grupo en aras de la solvencia financiera.

El FROB saca tajada

Escotet ya había anunciado en febrero que los dividendos no superarían el 15% de los beneficios. Equivalen al 13% y el grueso irá a parar a su equipo, que controla a través de Abanca Holding el 88% del banco. Unos 132 millones. El resto será para minoritarios, incluídos los preferentistas.

El vicepresidente de Abanca también aclaró en la presentación de resultados de la entidad que la retribución correspondiente al dueño, al equipo de Escotet, se destinará a abonar al FROB los pagos pendientes.

La propuesta de aplicación de resultados debe ser refrendada en junta de accionistas.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad