Abanca prepara nuevos proyectos con la marca Etcheverría

stop

La entidad estudia el nuevo uso que se le dará a la histórica enseña una vez culminada la fusión

Juan Carlos Escotet y Javier Etcheverría | EFE

15 de noviembre de 2014 (00:20 CET)

Abanca, la entidad surgida de la antigua Novagalicia, y el Banco Etcheverría, ambos en manos del grupo venezolano Banesco, han culminado su proceso de integración. La mañana de este viernes, el banco ha presentado en el Registro Mercantil de A Coruña la escritura de fusión. De esta forma, tal y como ya había anunciado en diferentes ocasiones Juan Carlos Escotet, la entidad resultante se convierte en la décima de España por volumen de activos, que alcanzan los 56.921 millones de euros.

Este es el último trámite legal para culminar la integración de las dos entidades, tras recibir las autorizaciones del Banco de España y del Ministerio de Economía. Según informó la entidad en un comunicado, este fin de semana está previsto que culmine también la fusión tecnológica y el cambio de marca de oficinas del Banco Etcheverría.

Etcheverría no desaparece

No obstante, la marca de la histórica entidad con sede en Betanzos no desaparece. Según informan fuentes de Abanca, ahora mismo se acomete un proceso de estudio para analizar a qué se dedicará la enseña.

En el mercado se especula con la posibilidad de que la enseña Etcheverría pueda quedar reservada para ofrecer un servicio de banca privada a grandes patrimonios, como por ejemplo tuvo en su momento el Banco Gallego con Banca Premier. No obstante, de forma oficial, desde Abanca, por el momento, rechazan cualquier tipo de posibilidad. “Se está estudiando”, informan, a la vez que insisten en que el histórico nombre no desaparecerá.

Sede social en Betanzos


Mientras tanto, culminado ya todo el proceso de integración, a partir de este lunes, 17 de noviembre, los 2,5 millones de clientes de la nueva entidad podrán operar con normalidad en cualquiera de las oficinas que Abanca tiene repartidas en España y en nueve países del extranjero.

"Reforzamos así nuestro posicionamiento y liderazgo, centrando nuestra actividad en la banca tradicional, la atención al cliente y la captación de ahorro y financiación, fundamentalmente a pymes y familias", asegura el consejero delegado de Abanca, Francisco Botas.

Abanca conserva la sede social en Betanzos (A Coruña) como símbolo de la presencia en su accionariado del Banco Etcheverría y en reconocimiento a esta entidad de 300 años de experiencia. La denominación social de la entidad será Abanca Corporación Bancaria, tras su aprobación en la Junta General Extraordinaria de Accionistas que se celebrará el próximo 1 de diciembre.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad