Abanca gana 186 millones, un 2% más, por el descenso de las provisiones

stop

La caída de las dotaciones a las que tuvo que hacer frente, que se recortaron en más de 100 millones en el primer semestre, permiten un resultado holgado a la entidad de Escotet

Francisco Botas, Juan Carlos Escotet y Alberto de Francisco durante la presentación de resultados

en A Coruña, 19 de julio de 2016 (12:34 CET)

Abanca toma aire en plena reestructuración silenciosa del sector bancario. La entidad gallega ha logrado sacar brillo a sus cuentas en un momento especialmente delicado para la banca por la caída generalizada de márgenes, debido a los actuales tipos de interés. Pese a ello, la entidad propiedad del venezolano Juan Carlos Escotet firma un resultado neto en el primer semestre del año que se sitúa en 186 millones, un 2,2% más que en el mismo período del año pasado. 

La entidad destaca que estos resultados suponen una rentabilidad del 10,3%, "lo que sitúa a Abanca entre las entidades más rentables del sector", señala la entidad en una nota. La mejora del beneficio, explica, está basada en el margen obtenido por la actividad tradicional, "que crece un 14% gracias al dinamismo en la concesión de créditos". En cuanto a la eficiencia, la productividad crece un 9%, y los gastos de explotación se reducen un 3%. 

Respecto a las principales magnitudes del negocio, el crédito a la clientela  creció un 6,6% en términos interanuales, hasta situarse en 25.751 millones de euros. Los depósitos de clientes minoristas crecieron un 3,1%, hasta situarse en 29.762 millones de euros. 

Márgenes y provisiones 

La caída de márgenes se constata en la cuenta de resultados presentada. El margen de intereses (la diferencia entre lo que paga por los depósitos y lo que cobra por los créditos, más las comisiones) se situó en 199 millones de euros, con un retroceso del 9%. El margen básico, que es la suma del margen de intermediación y la actividad de seguros, se situó en 275 millones, con una caída menor, del 4%, frente a los resultados del primer semestre del año pasado. 

Una de las claves para interpretar la cuenta de resultados de Abanca está en las provisiones, ya que descendieron en nada menos que 103 millones de euros, por las menores obligaciones que tuvo que dotar la entidad de Escotet. Ese descenso, en tasa interanual, se sitúa en un 158% menos que el año pasado. Las provisiones ordinarias también descendieron, en este caso hasta los 33 millones, con un retroceso del 9%.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad