Abanca devolvió sus ahorros a 15.000 preferentistas más en lo que va de año

stop

La entidad tiene provisionados 292 millones de euros para hacer frente a las demandas en curso de los afectados por productos híbridos

Escotet, Etcheverría y Botas en la reunión con los preferentistas | EFE

30 de agosto de 2014 (22:21 CET)

Cuando Juan Carlos Escotet se hizo con Novagalicia (ahora Abanca) uno de los principales objetivos que se marcó pasaba por recuperar la confianza de los clientes, mermada tras los escándalos de las preferentes y de las jubilaciones millonarias de miembros de las antiguas cajas. Para la directiva del banco gallego, los casi 1.000 millones en depósitos de minoristas conseguidos en el primer semestre del año son un indicador de que las cosas se están haciendo bien. Sin embargo, aún restan miles de personas que quedaron atrapadas en los productos complejos emitidos por Caixa Galicia y Caixanova que todavía no han recuperado la totalidad de su inversión. El FROB ha blindado a la antigua NCG con 250 millones de euros para atender las reclamaciones judiciales que puedan efectuar.

Entre enero y junio, Abanca devolvió sus ahorros a un total de 14.910 clientes, según los datos remitidos esta semana a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). No obstante, el banco no especifica en su informe semestral qué cantidades percibieron. La financiera destaca simplemente que “se avanza en la solución individualizada de las reclamaciones de los clientes afectados por híbridos”.

2014, un año de procesos judiciales

Finalizado ya el período de arbitraje en Novagalicia, los casi 15.000 clientes que recuperaron este año su inversión lo hicieron a través de la vía judicial o mediante acuerdos con la entidad.

A finales del 2013, y según la propia memoria anual del banco, la todavía NCG había registrado un total de 67.643 solicitudes de arbitraje de preferentes, de las que se aceptaron 40.103. En esa fecha, la entidad valoraba la existencia de procesos judiciales en curso que afectaban “a un volumen nominal de participaciones preferentes o deuda subordinada por importe de 303,5 millones de euros”.

Abanca decide, el FROB paga

En los procesos judiciales, Abanca es la encargada de decidir si recurren los fallos desfavorables al banco en casos de preferentes. No obstante, en cuanto a los costes derivados de una sentencia en contra, Escotet tiene un as en la manga ya desde el momento en el que pujó por la entidad gallega, el invierno pasado.

En las condiciones de compra que fijó el FROB para la banca nacionalizada se estableció que, en los casos de sentencia firme en contra por un caso de productos financieros complejos irregularmente comercializados, el fondo de rescate bancario correría con el 85% del pago, mientras que Abanca tendría que costear el otro 15%.

Provisiones millonarias


A cierre del primer semestre del año, Abanca indica que los procesos judiciales de preferentistas siguen adelante. Para hacerles frente, el grupo tiene provisionados, en este momento, 292 millones de euros.

La entidad recuerda en su comunicación a la CNMV que el FROB le otorgó garantías para hacer frente a estos procesos, por lo que ha decidido activarlas por valor de 250 millones de euros.

“El importe definitivo y reclamación al FROB de dichas garantías se calcula trimestralmente”, explica.

Más demandas en septiembre


Las partidas reservadas por Abanca para hacer frente a los juicios de preferentes vienen motivadas porque existen todavía numerosos pleitos en curso y porque se esperan más. Por lo menos, así lo aseguran desde las plataformas de afectados que todavía continúan en activo. A principios de agosto, cuando el Consejo General del Poder Judicial decidió prorrogar los juzgados de refuerzo en A Coruña y Vigo hasta el 31 de diciembre para hacer frente a la “masiva” presentación de demandas, representantes de los afectados cifraron en 26.000 las personas que no habían reclamado todavía ninguna devolución al banco ni habían acudido a los juzgados.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad