Abanca considera que el examen del BCE avala su nueva política crediticia

stop

La entidad celebra que está “entre los mejores” y advierte que habría sido “imperdonable” suspender los test de estrés tras la reestructuración

Juan Carlos Escotet y Javier Etcheverría | EFE

28 de octubre de 2014 (01:26 CET)

El examen del Banco Central Europeo trajo buenas noticias para Abanca, donde ya se esperaba que la salud del banco permitiera superar “con holgura” los test de estrés, como dijo en su momento el propio presidente de Banesco, Juan Carlos Escotet. Pero una cosa es “estar bien” y otra situarse “entre los mejores bancos españoles”, se encargan de recordar en Abanca. La entidad heredera de las antiguas cajas gallegas obtuvo la quinta mejor nota, por detrás de Kutxabank, Bankinter, Bankia y Caixabank.

Los buenos resultados se interpretan en el núcleo del banco como un aval para abrir un poco más el grifo del crédito. “Es cierto que no ha sorprendido porque sabíamos que estábamos bien, pero sí que es importante porque refleja que tenemos fortaleza suficiente como para dar crédito”, insisten. Abanca prestó algo más de 4.500 millones a particulares y empresas hasta septiembre. La previsión inicial de Juan Carlos Escotet era alcanzar, al menos, los 12.000 millones en créditos en los tres primeros años de vida de a nueva marca. Por el momento, marcha a un ritmo superior.

La imagen de Abanca

La capacidad para ofrecer financiación es también para Abanca una cuestión de imagen. En su aterrizaje en la antigua Novagalicia, la venezolana Banesco expresó por activa y por pasiva el compromiso con su zona de influencia, con Galicia. Y este mismo lunes, en plena digestión de los resultados de los test de estrés, la entidad anunciaba encuentros con 4.000 empresarios para publicitar su plan de apoyo al tejido productivo gallego y las nuevas líneas de crédito para pymes y autónomos.

Algo similar sucedía con el examen del Banco Central Europeo. No solo se trataba de medir una fortaleza que ya estaba evaluada internamente, sino también de demostrar que Abanca está limpia y saneada tras la larga desventura de las dos cajas gallegas: “Los resultados tienen un impacto importante en la banca española. Significa que las cosas se han hecho bien. Si se hubiesen hecho mal sería imperdonable después de la reestructuración y lo que ha supuesto para los ciudadanos”, explican fuentes de la entidad.

Los análisis del BCE otorgan al banco presidido por Javier Etcheverría un coeficiente de solvencia del 9,14% en un hipotético escenario adverso, de contracción económica y desempleo, y colocan su cartera de créditos entre las mejor clasificadas y provisionadas. Pero no por ello cambiará el rumbo fijado por Escotet. “Nuestra hoja de ruta seguirá igual porque se elaboró sabiendo las fortalezas de la entidad. En este sentido, no cambia nada”, afirman las mismas fuentes.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad