A Coruña se consolida como el mayor mercado inmobiliario gallego

stop

La provincia lidera las transacciones de vivienda nueva y usada en 2017, el tercer ejercicio claramente al alza para el sector

Pisos en construcción

en A Coruña, 31 de diciembre de 2017 (04:55 CET)

El mercado inmobiliario gallego cerrará otro año al alza después de las severas dificultades que atravesó durante la recesión económica y que obligaron a cerrar la persiana a, prácticamente, uno de cada dos negocios del sector. En 2017, según los datos todavía provisionales de la Federación Galega de Empresas Inmobiliarias (Fegein), el volumen de negocio será superior al del año precedente, con lo que se completarán dos años consecutivos de crecimiento significativo. En 2015 hubo mejoría, pero dentro de un comportamiento prácticamente plano. La buena senda iniciada desde entonces está acompañada por un enorme dinamismo en el mercado del alquiler y un mejor acceso de los jóvenes a la vivienda, según destaca Fegein.

En números, las transacciones de vivienda nueva alcanzaron los 1.800 millones este año. Antes de la crisis, en 2007, este mercado movía más de 4.500 millones, lo que da buena cuenta del enorme impacto en el volumen de negocio desde la recesión. La provincia de A Coruña lideró las operaciones tanto en vivienda nueva como en la de segunda mano. Según los datos de la patronal, las transacciones en suelo coruñés alcanzaron los 700 millones en vivienda de segunda mano y los 90 millones en vivienda nueva. En ambos casos supera a la provincia de Pontevedra, con 609 millones y 83 millones respectivamente. En Ourense y Lugo el volumen de negocio es muy inferior, si bien Fegein destaca que es en la provincia lucense donde más se reduce el stock de vivienda nueva, que se sitúa en Galicia en las 21.564 unidades. 

El mercado del alquiler

El enorme volumen de negocio destruido durante la crisis económica en la compraventa de vivienda, tiene su contraste en el mercado del alquiler, con mayores facilidades de acceso para los jóvenes. Fegein explica que "la tasa de rentabilidad del arrendamiento de viviendas, oficinas, naves y locales comerciales pulveriza la de cualquier producto financiero", pero advierte que el alquiler vacacional está generando distorsiones en el mercado, elevando excesivamente los precios al disminuir la oferta. Estos problemas, según la patronal, serán patentes a partir del segundo trimestre de 2018.

En las siete ciudades gallegas, el alquiler representa el 20,75% de los hogares, con A Coruña, Vigo y Ourense liderando el ranking. En cuanto a la rentabilidad del arrendamiento para los propietarios, Santiago está a la cabeza (5,5%), seguida de A Coruña (5,4%) y Vigo (5,2%). Hay que tener en cuenta que las siete ciudades, junto a determinadas zonas costeras, concentran prácticamente todo el mercado. Según explica Fegein, solo 65 concellos aglutinan la práctica totalidad de la oferta y la demanda, mientras en 248 ayuntamientos las operaciones son "testimoniales". 

Locales comerciales y oficinas

En cuanto a locales comerciales, el mayor retorno se obtiene también en A Coruña (9,8%), seguida de Vigo (8,8%) y Santiago (8,6%). En las oficinas es la ciudad olívica quien ocupa la cabecera en rentabilidad, con un 5,2% de retorno, frente al 5,1% de A Coruña y el 4,9% de Ourense. 

Las perspectivas del sector para el nuevo año son positivas. Fegein se marca como objetivo alcanzar los 2.000 millones de volumen de negocio y reducir el stock por debajo de las 20.000 unidades. Ve un especial potencial en la segunda vivienda en costa, tomando como referencia algunas zonas que han tenido una fuerte demanda tanto en 2016 como en 2017, como Portonovo. También recomienda la organización derivar parte del stock hacia el mercado del alquiler, de manera que permita aliviar la presión actual en la demanda. 

A esta reivindicación se suma otra que lleva tiempo en la agenda de la patronal, una rebaja fiscal. Fegein pide una bajada mínima de 5 puntos en el IVA a la vivienda nueva y de 5 puntos en el Impuesto de Transmisiones Patrimoniales a la vivienda usada, así como una reforma de la ley hipotecaria que incluya la dación en pago, cuestión que obvia la presentada por el Gobierno este año. 

 

 

 

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad