220.000 inmigrantes hacen las maletas y se marchan de España

stop

La pérdida de trabajadores aumenta el 50% en el último semestre

Jóvenes pasajeros en Barajas.

10 de diciembre de 2013 (16:52 CET)

España ha vuelto a perder fuerza laboral el último semestre. El saldo inmigratorio negativo creció el 50% cuando emigraron 260.000 residentes de enero a junio de este año, según los datos del Instituto Nacional de Estadística.

La mayoría de los que se marcharon del país, 110.000, son inmigrantes que han decidido regresar a sus lugares de origen o que optaron por emigrar a un tercer país. Sólo el 15% de quienes abandonaron el país, 40.000 ciudadanos, son españoles.

La pérdida se triplica


La salida de trabajadores acentúa la pérdida de población en el país que comenzó a registrarse oficialmente el año pasado. Entre enero y junio de este año la población española disminuyó en 118.000 habitantes para ubicarse en 46.609.652 habitantes. La pérdida de población triplica a la registrada en el último semestre de 2013.

La estadística también refleja que el número de inmigrantes descendió un 4% hasta las 4.870.487 personas. El mayor descenso en términos absolutos se registró entre la población ecuatoriana y la colombiana con un descenso de más de 28.000 ciudadanos de en cada una de estas nacionalidades. También destaca el descenso de los ciudadanos rumanos y marroquíes, que perdieron 23.000 ciudadanos menos cada una.

Por comunidades autónomas, la población solo creció en Baleares (0,5%), Canarias (0,2%) y Murcia (0,1%) y en la ciudad autónoma de Ceuta (0,2%).
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad