Zegna factura en España 30 millones tras dos años en negativo

stop

SITUACIÓN FINANCIERA

Desfile de Ermenegildo Zegna

29 de julio de 2011 (12:15 CET)

La marca de ropa masculina Ermenegildo Zegna empieza a levantar cabeza en España tras sufrir durante dos años una situación económica complicada. Así, el primer semestre de este año la firma ha registrado niveles de facturación alrededor de los 30 millones y un crecimiento del 15% en sus boutiques, según han confirmado a Economía Digital fuentes de la empresa.

El grupo recaudó 963 millones en 2010, el 21% más que el ejercicio anterior, y anotó un beneficio neto de 60 millones. De este modo, Zegna ha conseguido duplicar su posición financiera neta hasta los 180 millones.
Esta recuperación se debe al hecho de que la empresa italiana ha llevado a cabo toda una serie de medidas de ajuste para afrontar la crisis y el estado de sus cuentas con el objetivo de alcanzar las cifras de hace tres años. Estos intentos se han hecho notar a nivel internacional y empiezan a funcionar en España aunque a un ritmo más pausado.

Nuevos retos contra la crisis


La compañía asegura “estar rápidamente volviendo a los niveles de facturación y rentabilidad que tenía antes de 2009”. Por ello, ha apostado por expandir su imagen en España con la creación de una nueva boutique en Puerto Banús (Marbella) que abrió sus puertas al público el pasado junio. Con este establecimiento, ya son cuatro las tiendas que Zegna posee en España.

Además, la firma ha señalado que exporta sus productos a más de 50 países en todo el mundo. El 90% de las ventas del 2010 correspondieron a exportaciones a Europa, América y Asia. En este sentido, sólo el destino asiático supuso el 46% del total de las ventas del grupo situándose como el mercado líder seguido del de EE.UU y Europa. Este año Zegna tiene prevista la apertura de 20 tiendas, la mitad en China y el resto en mercados, aún desconocidos, como Vietnam y Sudáfrica.

El 'crack' del 2009


Sin embargo y pese a su actual crecimiento, en 2009 la firma italiana presentó dos ERE en la filial industrial, Italco, que tiene en España. El primero supuso el despido de 93 empleados de la fábrica de Sant Quirze del Vallès (Barcelona). El segundo se realizó, de manera temporal, y afectó a un total de 547 trabajadores.

La fábrica cuenta en la actualidad con 550 empleados de los más de 700 que componían la anterior plantilla.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad