Zara sólo puede vender en Venezuela cinco piezas de ropa al mes por persona

stop

La escasez de material debido al sistema de administración de divisas de Maduro obliga a racionalizar las compras

Aglomeración de clientes en las tiendas del grupo Inditex en Venezuela

11 de noviembre de 2014 (22:43 CET)

Los problemas de Inditex en Venezuela derivados del contexto de revisión del sistema de administación de divisas impuesto por el gobierno de Nicolás Maduro no son pocos. Hace unos meses las imágenes de gigantescas colas en sus tiendas eran habituales. El motivo era la entrada de mercancías tras meses en mínimos. Ahora, el grupo ha decidido racionalizar su oferta antes la escasez de prendas. Cada comprador tan sólo puede adquirir cinco piezas al mes.

Así lo recogen numerosas publicaciones venezolanas, que explican que Inditex advierte al comprador de que sólo podrá adquirir un máximo de cinco prendas al mes en cualquiera de las tiendas de la cadena en cuestión. Los datos del cliente quedarán registrados en el sistema de todos los establecimientos para evitar más adquisiciones de las permitidas.

Bajo régimen de franquicia

Con todo, la decisión de la racionalización de prendas no es idea propiamente dicha de Inditex. En Venezuela, el grupo de Amancio Oortega opera bajo régimen de franquicia. Phoenix World Trade tiene en exclusiva los derechos de la textil gallega en el país. A principios de año se vio obligada a suspender de forma temporal la actividad en varias tiendas debido al desabastecimiento.

Según la memoria de Inditex, a 31 de enero la compañía contaba con 25 tiendas en Venezuela: 10 de Zara, otras tantas de Bershka y cinco de Pull&Bear.

Precio asequible

La nueva mercancía de Inditex en Venezuela fue adquirida con las denominadas divisas nacionales del gobierno de Maduro, a una tasa de cambio que ronda los 12 bolívares por dólar. Es por ello que el precio de los artículos es reducido, lo que contribuye a engordar las ingentes colas que se forman en los establecimientos de la multinacional gallega.

Según explican numerosos compradores por medio de las redes sociales, las colas de clientes comienzan ya a las seis de la mañana.

“Dado nuestro interés por garantizar el acceso a estos bienes a la mayor cantidad de usuarios posible, hemos establecido las siguientes pautas para la comercialización: máximo cinco prendas por persona, sólo tres prendas superiores y dos inferiores. No se hacen apartados”, reza un cartel en una de las tiendas de Zara en Caracas.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad