Zara es el buque insignia de Inditex, pero también el blanco de los ataques contra las marcas del grupo

Zara, incapaz de frenar en los juzgados estafas con su marca

stop

Inditex vuelve a perder la batalla legal contra Club Blinko, una compañía que utilizaba tarjetas regalo de Zara como gancho promocional de sus campañas

Pablo Barro

Economía Digital 

Zara es el buque insignia de Inditex, pero también el blanco de los ataques contra las marcas del grupo

A Coruña, 05 de septiembre de 2018 (04:55 CET)

Zara es el buque insignia de Inditex, pero también la enseña que más quebraderos de cabeza le da al grupo fundado por Amancio Ortega, fundamentalmente por el uso que terceros hacen de esta marca y que le obliga a acudir a los tribunales cada vez que entiende que se están vulnerando sus derechos.

La mayor parte de las veces, la firma que preside Pablo Isla sale bien parada. Sin embargo, en ocasiones no logra salirse con la suya, como le acaba de pasar con la empresa Buongiorno Myalert, a la que Zara llevó ante la justicia por supuestamente infringir el derecho exclusivo sobre la marca e incurrir en actos de competencia desleal.

La Audiencia Provincial de Madrid acaba de desestimar el recurso presentado por la firma textil contra la sentencia de marzo de 2016 del Juzgado de lo Mercantil, que entendía que el proceder de Buongiorno no afectó a la indicación de origen, publicitaria y de inversión de la marca Zara, como tampoco lesionó su notoriedad ni se aprovechó indebidamente de la reputación de la misma.

Reclamo con la marca Zara

La sentencia que ratifica ahora la Audiencia también señala que el uso de la marca por parte de la demandada tenía una justa causa y era conforme a los usos del comercio, en tanto que era necesario para identificar el premio.

Los hechos juzgados se produjeron en 2010. Como explica el auto, Buongiorno usaba la marca del grupo Inditex para promocionar la suscripción del servicio de remisión de contenidos multimedia vía SMS que comercializaba bajo la denominación Club Blinko, un proceder considerado por muchos usuarios como una estafa, dada la facilidad para suscribirse y las dificultades para darse posteriormente de baja.

Concretamente, el gancho para captar suscriptores era la participación en un sorteo para ganar una tarjeta regalo de Zara con 1.000 euros. La participación estaba condicionada a la suscripción del servicio, de pago, y al mantenimiento de la misma durante un tiempo mínimo de 30 días.

Indemnización por daños

Ante esta situación, Inditex decidió acudir ante la Justicia y solicitar una indemnización por daños y prejuicios morales y patrimoniales ocasionados por los actos de infracción de marca y, subsidiariamente los actos de competencia desleal. Por el daño generado, el gigante textil exigía cerca de 400.000 euros.

Finalmente, Inditex no solo no verá nada de esa cantidad, sino que le tocará correr con las costas del proceso. No siempre se puede salir con la suya.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad