Zara firma la paz con los trabajadores tras las protestas de Nueva York

stop

Tras mejorar las condiciones laborales y subir el sueldo mínimo, Inditex explica a los empleados el acuerdo marco con Global Union y la libertad de afiliación a los sindicatos

Protesta de los trabajadores de Nueva York y local de Zara en el Soho

en A Coruña, 02 de noviembre de 2015 (21:56 CET)

Pablo Isla no escondió ante los accionistas que Inditex tiene grandes esperanzas puestas en Estados Unidos. Dijo literalmente en la junta general del pasado julio que el país norteamericano presenta grandes oportunidades de crecimiento para el grupo y que la apertura del "emblemático" Zara en el Soho, un espacio comercial de 4.400 metros cuadrados que costó 237 millones de euros, apuntalaría la apuesta con su apertura este mismo año.

Por este motivo, la compañía que fundó Amancio Ortega está decidida a reforzar su imagen en el país, deteriorada primero por las protestas de los trabajadores de Zara en Nueva York, y, posteriormente, por la demanda de un ex directivo por discriminación. Las movilizaciones laborales estuvieron acompañadas de la campaña #ChangeZara, que llegó a recoger 2.000 firmas dirigidas al director general de Inditex en Estados Unidos, Dilip Patel, con la petición de abrir una negociación para mejorar las condiciones de trabajo.

Libertad sindical

Y Zara cambió. O al menos, reaccionó rápido ante la crisis. Durante las protestas de enero de este año, Inditex comunicó a los trabajadores a través de una carta una mejora en las condiciones laborales. Se les informaba de que los que tuviesen una antigüedad de entre uno y tres años en la empresa percibirían 13 dólares y los que acumulen más de un trienio 14 dólares la hora. Para el resto, el salario se establecía en 12 dólares. Esto equivalía a subir un 14% el sueldo mínimo de sus trabajadores y los situaba por encima de la media en el sector.

Si bien es cierto que la campaña siguió activa, la medida calmó mucho los ánimos. Y siguieron otras. Este septiembre, la multinacional invitó a los trabajadores a una reunión en un local de Nueva York. El objetivo era informar a la plantilla sobre sus derechos como empleados de Inditex, especialmente, de su libertad para afiliarse a un sindicato.

Del encuentro informó UNI Global Union, la organización con la que el grupo firmó el acuerdo marco a nivel global que contempla, entre otros aspectos, el compromiso con la libre sindicación y con "los convenios fundamentales de la Organización Internacional del Trabajo y la Declaración de los Derechos Humanos", dice Global Union.

[Consulte aquí el acuerdo íntegro]

La imagen de Zara

Inditex ha dado publicidad al encuentro. En su página web, recoge su compromiso con la no discriminación y la igualdad de oportunidades, acompañado de un vídeo en el que trabajadores de la compañía, de diversas nacionalidades, explican las bondades de Zara Nueva York.

[Vea aquí el vídeo]

También recoge la información de Global Unión, con declaraciones de un empleado, Darren Frett: "He trabajado en el sector minorista de Nueva York durante muchos años y es un placer trabajar para una empresa que respeta el derecho de sus empleados a afiliarse a un sindicato si quieren hacerlo".

La conquista de EEUU

Inditex contaba a cierre de su último ejercicio fiscal con 55 tiendas en el mercado estadounidense, la segunda plaza internacional donde aterrizó el grupo después de Portugal. Para este año, preveía una docena de aperturas en áreas urbanas -- aunque seguramente serán más-- incluido el emblemático establecimiento del Soho. También están operativos el canal online de Zara, Zara Home y Massimo Dutti.

La demanda del ex directivo de Inditex en EEUU y las protestas de los trabajadores castigaron la imagen en el país en un momento en el que el grupo se decidió a aumentar la apuesta por el mercado norteamericano, donde abundan los competidores y donde está muy implantada, por ejemplo, H&M. Ambas noticias fueron muy difundidas por medios estadounidenses, especialmente la demanda por discriminación. La multinacional fue amortiguando el impacto.

Compromisos

En su página describe el compromiso específico adquirido por Zara USA en su política contra la discriminación. "Zara ofrece igualdad de oportunidades (...) sin distinción de raza, color, credo, religión, sexo, orientación sexual, origen nacional, ascendencia, estado de ciudadanía, edad, estado civil, embarazo, estado de salud o discapacidad".

"No vamos a permitir ningún tipo de represalia contra las personas que plantean cuestiones de igualdad de oportunidades de empleo de buena fe. Para asegurar nuestro lugar de trabajo está libre de barreras artificiales, violación de esta política dará lugar a medidas disciplinarias, incluyendo el despido", dice en otro punto del texto.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad