Yago Méndez: el hombre de Bañuelos en Amper

stop

El promotor valenciano fichó al hijo del exdirector general de Caixa Galicia, José Luis Méndez, como consejero delegado

José Luis Méndez

16 de septiembre de 2012 (00:00 CET)

El promotor valenciano Enrique Bañuelos se ha convertido en el hombre de moda después de haber saltado a la palestra para impulsar la alternativa catalana a Eurovegas, el macrocomplejo de ocio Barcelona World. El polémico empresario cuenta entre sus hombres de confianza a Yago Méndez, uno de los hijos de José Luis Méndez, el sempiterno (e igualmente polémico) director general de Caixa Galicia, una de las antiguas cajas de la comunidad gallega.

Yago Méndez fue nombrado este año consejero delegado de Veremonte --el vehículo inversor de Bañuelos-- en Amper, la firma tecnológica de la que es principal accionista. Sin embargo, antes de llegar a este puesto, Méndez pasó una larga etapa a las órdenes de su padre en la caja gallega. Etapa, en la que ya estuvo presente la figura del promotor valenciano.

La relación entre Bañuelos y Caixa Galicia tuvo su punto álgido con Astroc, la inmobiliaria que escenificó un crecimiento tan fulgurante como luego fue su caída. En enero de 2007, hace ya más de un lustro, las cabeceras económicas recogían la noticia: Caixa Galicia perdía 15,3 millones por recomprar el 1% de Astroc dos meses y medio después de haberlo vendido. En octubre de 2006 la caja gallega indicó a la CNMV la venta del 1% de su participación en la inmobiliaria por 28,4 millones de euros, lo que redujo su presencia en la misma a un 4%.

Sin embargo, dos meses después, Caixa Galicia recompró ese 1% por 43,7 millones de euros. De ahí la pérdida de los 15,3 millones.

Preguntas sin respuesta

Representantes del comité de empresa de la entidad en aquella época recuerdan que “nunca se supo a dónde fue a parar el dinero, aunque se preguntó”. Lo único que les aseguraron, cuentan, es que “Bañuelos no fue el revendedor de los títulos”.

De aquella operación, muchos no dudan hoy en señalar a Yago Méndez Pascual como uno de los impulsores de la inversión en Astroc. Unos rumores que se acrecentaron años después, cuando el empresario Bañuelos, tras su aventura brasileira, regresó a España y colocó al segundo hijo de José Luis Méndez como su consejero delegado en Amper.

“Le quiso devolver el favor a Méndez colocándole al hijo”, opinan fuentes consultadas por Economía Digital.

Figuras con polémica

Y es que, para muchos, los hijos del director general de Caixa Galicia siempre estarán marcados por la figura de su padre. Dentro de la entidad, José Luis Méndez Pascual, Lis para los amigos, llegó a ser consejero delegado de la Corporación, mientras que Yago quedó al frente de la división de empresas. Ambos acabaron dejando Novacaixagalicia (la entidad fusionada) tras la marcha de su padre.

Si bien, muchas voces cargaron siempre contra los puestos conseguidos por los dos vástagos, pues entendían que había “nepotismo” bajo sus nombramientos, también hay quien defendió a capa y espada su buena formación.

Gran formación

“Tanto Lis como Yago están muy bien formados. Yago estuvo bajo la tutela de Julio Rivero --que fue director de la red comercial de CG-- y defendió muy correctamente sus responsabilidades con la pequeña y mediana empresa gallega”, indican estas fuentes financieras. “Sin embargo nunca fue una persona que se diera mucho a conocer, que le gustara significarse, bastante reservado, quizás porque su padre le encomendó una tarea de mucha responsabilidad cuando aún era muy joven”, añaden. "Incluso llegó a ser crítico con algunas de las cosas que hizo su padre", dicen.

De hecho, se da el caso de personas críticas con la figura de José Luis Méndez padre que, sin embargo, se reservan a la hora de hablar sobre sus hijos. “Creo que ambos son personas honestas que hicieron su trabajo, que tienen una buena formación y que no deberían sufrir desgaste por las acciones o la figura de su padre”, indica el catedrático Antonio Grandío.

Querella desestimada

Lo cierto es que la figura de Méndez quedó muy tocada después de la indemnización millonaria que cobró cuando salió de la caja fusionada y que ascendió a más de 11 millones de euros.

El julio pasado la Audiencia Nacional desestimó una demanda presentada por un particular que pretendía ampliar la querella de la Fiscalía contra el expresidente de NCG, Julio Fernández Gayoso, y cuatro ex altos cargos de las antiguas cajas, a las figuras de Méndez e hijos.

El particular los acusaba de delitos societarios, administración desleal y apropiación indebida. La demanda fue desestimada ya que no estaba “fundada a efectos penales”.

Parece claro que el paso de Yago Méndez en Caixa Galicia siempre estará marcado profundamente por su padre y sus polémicas. Queda por saber qué papel jugará ahora la igualmente controvertida figura de Bañuelos en su nueva etapa laboral.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad