Yago Méndez deja paso a los Masaveu en el consejo de Pescanova

stop

Los asturianos colocan a uno de sus hombres en el órgano de administración mientras se hacen fuertes en la multinacional gracias a las acciones de Liquidambar

Imagen de Carolina Masaveu al lado de la planta de Pescanova en Chapela | EFE

29 de mayo de 2014 (22:11 CET)

Yago Méndez, el hijo del polémico secretario general de Caixa Galicia, José Luis Méndez, y que entró en Pescanova de la mano del propio Manuel Fernández de Sousa ha dimitido de su puesto como consejero. A pesar de que el todavía primer ejecutivo de Amper entró como independiente en el órgano de administración como un fiel al histórico ex presidente del grupo, cuando la crisis de la multinacional estalló se posicionó del lado del grupo de Demetrio Carceller, que finalmente, tampoco logró sus aspiraciones de hacerse con las riendas de la empresa de Chapela.

El empresario abandona Pescanova del mismo modo que una semana antes también lo hizo Juan Manuel Urgoiti que, al igual que él, figuraba en el consejo propuesto por la cervecera Damm para dirigir la compañía y que fue votado por la mayoría de los accionistas en una junta extraordinaria celebrada el septiembre pasado en Pontevedra. Diversas fuentes apuntan a que el hijo del banquero tomó la decisión de marcharse sabedor de que no era del agrado de la gran banca acreedora, que ahora controla la firma tras sacar adelante el convenio de acreedores.

Los Masaveu llegan al consejo

Méndez abandona el consejo de Pescanova y deja sitio a la saga de los Masaveu, familia que en los últimos meses ha ganado cada vez más peso en el grupo, en el que entró en pleno concurso de acreedores comprando acciones a precio de derribo. Su sustituto será Diego Fontán Zubizarreta, administrador único según datos del Registro Mercantil de Crisgadini SL, la empresa a través de la que Carolina Masaveu se hizo con más del 7% de Pescanova. El último paquete lo compró a 0,0052 euros la acción.

El ascenso de Masaveu en Pescanova comenzó a forjarse el agosto pasado cuando reveló ante la CNMV que ya tenía más del 3,7% del capital de la empresa, que había adquirido a precio de saldo al comprar acciones en el mercado de operaciones especiales de la bolsa de Barcelona en pleno punto álgido de la crisis de la pesquera. La banca siempre interpretó la toma de fuerza de la familia asturiana como ejemplo de la confianza en el proyecto y, sobre todo, como una forma de posicionarse para la futura ampliación de capital de la compañía, en la que los accionistas tendrán derecho a suscribir hasta un 15%. Al adquirir títulos de Pescanova, Masaveu compra implícitamente derechos para la ampliación de capital.

La clave, Liquidambar

Diversas fuentes financieras han confirmado que Carolina Masaveu se estaría haciendo fuerte en Pescanova a través precisamente de Liquidambar, una sociedad instrumental de Liberbank y, hasta ahora, accionista histórico en Pescanova.

De hecho, ese fue el mismo esquema que empleó para hacerse con una participación de más del 5% en la compañía de La Seda en Barcelona, inmersa también en un complicado proceso concursal. Crisgadini acumuló ese paquete en la empresa catalana en una operación especial ejecutada, de nuevo, en la bolsa de Barcelona y compró los títulos precisamente a Liquidambar, que dejó de ser accionista significativo del grupo.

El consejo de la Nueva Pescanova

Ahora, Masaveu no sólo es accionista de referencia de Pescanova sino que ya tiene a uno de sus hombres de confianza sentado en el consejo. Su presencia no es baladí, y sirve para ganar posiciones de cara a la formación de la Nueva Pescanova, la sociedad en la que se segregarán los activos del grupo una vez saneado. En esta nueva empresa, que se presume estará presidida por Jacobo González Robatto, del Popular, la vieja Pescanova mantendrá una representación del 5%.

La crisis de Pescanova atrapó, entre otras entidades, a Liberbank. Tenía una deuda reconocida de 97,3 millones entre préstamos y créditos. El banco, fruto de la fusión de la caja asturiana, cántabra y extremeña, era accionista indirecto a través de Liquidambar Inversiones Financieras, que llegó a tener un 3,39% de la compañía gallega.

Justo en este momento, la saga asturiana de los Masaveu toma posiciones en Liberbank. Con 14 millones de euros ya invertidos en la entidad, según esta semana publicó El Confidencial, están dispuestos a incrementar su posición con otros 50 en la próxima ampliación de capital prevista.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad