Xunta y comercio, unidos contra la ampliación de horarios de venta

stop

El Gobierno gallego dice que solo tres comunidades se mostraron reticentes a la ampliación de la apertura de horas comerciales a 10 festivos al año

Marineda City, en A Coruña

03 de julio de 2012 (23:57 CET)

Las grandes superficies y cadenas españolas llevan tiempo luchando por obtener barra libre en los horarios, lo que les permitiría subir la persiana los domingos. Hasta ahora no se había concretado nada pero la alarma ha vuelto a saltar con la última decisión del Gobierno.

El Ejecutivo ha propuesto a las comunidades autónomas aumentar de ocho a diez el mínimo de días festivos de apertura de negocios en España. Asimismo, contempla un incremento en los horarios de apertura de los días laborables, de 72 a 90 horas semanales.

En Galicia, a pesar de que tanto el Gobierno autonómico como el estatal tienen el mismo color político, la Xunta ha anunciado su oposición a la ampliación de los horarios comerciales de apertura propuesta por el Ejecutivo central. Así por lo menos lo ha asegurado la directora xeral de Comercio, Nava Castro, que manifestó que, en el caso de que la medida acabe por implantarse, Galicia se acogerá al mínimo de 10 días.

Los comerciantes también han mostrado su total oposición, manifestando que el Gobierno se ha dejado influir por las presiones de los grandes centros comerciales.

Ocho festivos al año

Castro ha apuntado que durante la Conferencia Sectorial de Comercio Interior, 14 comunidades autónomas se pronunciaron a favor de esta medida, mientras que las otras tres, entre ellas Galicia, “no estaban muy de acuerdo”. A respecto, ha comentado que “casi todas las comunidades” cuentan en la actualidad con nueve festivos por lo que no les importa tener uno más.

En Galicia la norma que rige según la Ley de Horarios Comerciales de la comunidad permite que las grandes superficies comerciales puedan abrir ocho festivos o domingos al año. Una norma, por cierto, que se aprobó en el Parlamento gallego con unamidad de los tres grupos parlamentarios y a la que se agarraban los pequeños comerciantes.

Presión de las grandes superficies

Desde la Federación Galega de Comercio (FGD) manifiestan su total desacuerdo con esta norma. “Las medidas no fueron demandadas por los consumidores ni por la inmensa mayoría del sector comercial”, explican, a la vez que convienen que el problema de la falta de ventas “no es el horario, sino que no hay dinero”.

Criticas en otras comunidades

Las críticas no son exclusivas de Galicia. La norma que propone el Ejecutivo central también propone que las zonas más turísticas puedan aumentar sus horarios comerciales, para aumentar la oferta de servicios a los visitantes y a los cruceristas. En esta situación se encuentran, por ejemplo, Valencia y Alicante.

Esta propuesta ha puesto en pie de guerra a los pequeños comerciantes valencianos. Alertan del peligro que supone para las tiendas de barrio la liberalización de los horarios para todos los establecimientos de menos de 300 metros cuadrados, frente al límite de 150 metros hasta ahora establecido.

“Si la decisión del Gobierno supone la apertura dominical de las grandes superficies el comercio urbano está muerto”, denuncia el presidente de la Asociación de Comerciantes del Centro Histórico de Valencia, Salvador Ferrandis.

El turismo es sólo una excusa

Estos empresarios arremeten contra la Administración central porque aseguran que es una excusa para favorecer a las grandes cadenas ya son las únicas que pueden asumir los costes extra de los nuevos horarios. Además, insisten en que no aumentará el consumo. Los turistas que llegan de los cruceros apenas pasan un par o tres de horas en la ciudad y su gasto principal se centra en la restauración, según apuntan algunos comerciantes del centro de Valencia.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad