Miguel Santalices, presidente del Parlamento gallego, con José Antonio Redondo, conselleiro maior del Consello de Contas

Xesgalicia pierde tres de cada cinco euros que invierte, según Contas

La Xunta alega que la rentabilidad no es su única meta, sino también fomentar la actividad empresarial, pero Contas cuestiona el riesgo de sus inversiones

El impacto de la crisis económica y el empleo de los fondos de capital riesgo de la Xunta como un instrumento de rescate de empresas ha provocado que el Consello de Contas ponga énfasis en las pérdidas y deterioros acumulados por Xesgalicia, la entidad encargada de gestionar estos vehículos públicos de inversión.

El informe del Consello de Contas, que analiza diversas entidades instrumentales del Gobierno gallego, señala que Sodiga y los fondos gestionados por Xesgalicia con el objetivo de tomar participaciones temporales en el capital de empresas y conceder préstamos habían movilizado 254 millones de euros hasta 2017. De esta cuantía, las pérdidas acumuladas ascendían a 147 millones, un 58% del total, aproximadamente 3 de cada cinco euros invertidos.

Añade que, a cierre del ejercicio, las inversiones realizadas en forma de préstamos participativos e instrumentos de patrimonio (participaciones en empresas) ascendían a 140,3 millones, que estaban deteriorados en un 49,5%. “Evidencia que se ejecutaron inversiones que asumieron un nivel de exposición y riesgo considerable dando lugar a importantes pérdidas patrimoniales”, concluye Contas. “Las pérdidas registradas tuvieron como consecuencia la necesidad de acometer diferentes inyecciones de capital por parte de la Xunta”, insiste el informe.

La Xunta defiende el impacto positivo en la economía y el empleo

Ante este escenario, el Gobierno gallego plantea varias alegaciones. Argumenta que el organismo fiscalizador no tiene en cuenta el impacto económico en cuanto a promoción de la actividad empresarial y generación de empleo, pues el objetivo de los fondos de capital riesgo no es exclusivamente la rentabilidad. En este punto, Contas se muestra de acuerdo con la Xunta en cuanto a los objetivos de los vehículos de inversión, pero no modifica en nada el informe.

La Xunta también indica que se obvian factores que inciden en el cálculo de las pérdidas respecto al capital invertido, como puede ser la percepción de dividendos o las operaciones de reducción de capital efectuadas en las empresas. El Consello de Contas replica que son precisamente las reducciones de capital para compensar pérdidas las que motivaron el cálculo a partir de las inversiones acumuladas para no minimizar los quebrantos de Xesgalicia.

Finalmente, el Gobierno gallego cuestiona el cálculo de los deterioros porque Contas no tiene en cuenta las inversiones que fueron recuperadas sin deterioro alguno y que la propia estimación de los mismos está basada en un “principio de prudencia”, por lo que podrían ser reversibles. La entidad que capitanea José Antonio Redondo rechaza todas las alegaciones.

Un solo fondo generó la mitad de las pérdidas

La Xunta aclara que aproximadamente la mitad de las pérdidas detectadas por Contas están vinculadas al fondo Adiante 2000, actualmente en liquidación. Se trata de una “entidad que tuvo una orientación de ayuda en un contexto de enorme crisis económica”, pues sus inversiones se corresponden al periodo entre 2008 y 2012.

Entre las empresas a las que concedió préstamos este fondo estuvieron Etiem, Einsa Print, Sargadelos o Alimentos Lácteos, el grupo lácteo que impulsó la Xunta con productores afines al PP y que acabó quebrando.

Enviaremos un mensaje al correo indicado con el enlace que deberás clicar para completar el alta. No recibirás ningún boletín hasta entonces. Política de privacidad