Detalle del tubo de escape de un Volkswagen (VW) Passat en el parking de empleados de la compañía en Wolfsburgo (Alemania). | EFE

VW todavía busca 200.000 coches fraudulentos en España

stop

El Grupo Volkswagen lleva más de un año de retraso con la reparación de los vehículos con exceso de emisiones de CO2

Josep Huguet

Detalle del tubo de escape de un Volkswagen (VW) Passat en el parking de empleados de la compañía en Wolfsburgo (Alemania). | EFE

en Barcelona, 23 de diciembre de 2017 (05:00 CET)

“El 31 de diciembre de 2016, Volkswagen (VW) habrá actualizado la totalidad de los vehículos con exceso de emisiones de CO2”. El fabricante alemán prometió que todos los coches afectados por el dieselgate estarían arreglados hace más de un año. Casi 11 millones de automóviles afectados y una cantidad de afectados tan grande que provocó el incumplimiento de los plazos. En España todavía no se ha actualizado el software de más de 200.000 unidades.

Desde las asociaciones de consumidores aseguran que el volumen de coches que desde 2015 a este otoño pasaron por los concesionarios de VW alrededor de los 500.000 de los 700.000 conductores damnificados.  Fuentes del sector dan validez a la cifra, que iría en la línea de la media europea. El 73% de los vehículos están reparados, informó la compañía a la Comisión Europea.

Según las mismas voces, el grupo --que también engloba a marcas como Seat, Audi y Skoda— lo tiene todo listo para que los propietarios acudan a sus concesionarios. El exceso de emisiones se solventa en apenas una hora y los usuarios tienen a su disposición un automóvil de reposición en caso de necesitarlo.

Sin embargo,  los índices de reparación están muy lejos del 90% que registran, por ejemplo, países como Alemania y Austria. En ambos países, las autoridades declararon obligatoria la actualización de los sistemas de los coches, por lo que los compradores se vieron empujados a acudir a los talleres de VW.

El 10% de los coches afectados por el dieselgate ya no están en circulación

La firma se topa con dos obstáculos para alcanzar la totalidad de vehículos arreglados. Aproximadamente el 10% de los modelos afectados ya no están ahora mismo en circulación, cifran en el sector, pues las primeras unidades fraudulentas salieron al mercado en 2009. Por otro lado, los llamamientos de organizaciones de consumidores como Facua a no aceptar la reparación gratuita y pedir indemnizaciones habrían hecho que muchos clientes declinaran acudir a los centros del conglomerado alemán.

Los mismos contratiempos se repiten alrededor del Viejo Continente. Por ello, Volkswagen incumplió por segunda vez el plazo pactado. Si la primera promesa fue regularizar las emisiones el 31 de diciembre, la segunda la aplazó hasta otoño de 2017. Tampoco. “No ha cumplido plenamente con sus compromisos y necesita hacer mucho más por los consumidores de la Unión Europea”, lamentó la comisaria europea de Justicia, Consumidores e Igualdad de Género, Vera Jurova, la semana pasada.

El nuevo vencimiento: comienzos de 2018. Contará con la ayuda de la Dirección General de Tráfico (DGT), de la que se ayudó para contactar con la totalidad de propietarios, aunque hubiera adquirido el vehículo en el mercado de segunda mano.

Un fraude todavía por sancionar

La reacción de las autoridades frente al fraude de las emisiones fue muy diferente a una banda y otra del Atlántico. Mientras que en Estados Unidos la factura del dieselgate asciende a 19.500 millones de euros entre multas, compensaciones y pactos con autoridades y asociaciones de consumidores, en Europa varios países fueron sancionados por no aplicar sanciones cuando se destapó el escándalo.

España estuvo en la lista de países blandos con el fabricante alemán, a pesar de que la Audiencia Nacional tiene en sus manos una causa en la que, por ejemplo, Facua representa a 7.000 compradores. Personada como acusación particular desde junio de 2016, la organización reclama tanto responsabilidades penales como civiles.

 

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad