Vuelco en la gestión de Sodiga, que deja las pérdidas y gana 1,2 millones

stop

 La sociedad de capital riesgo de la Xunta desinvierte en Russula y Plásticos Ferro

Francisco Conde, conselleiro de Economía y presidente de Xesgalicia

en A Coruña, 26 de julio de 2015 (19:38 CET)

El capital riesgo gallego cambia el paso y vuelve a los beneficios, tras años de pérdidas en plena crisis económica. Sodiga, la sociedad gestionada por Xesgalicia y controlada desde la Consellería de Economía, ha logrado dar la vuelta a su cuenta de resultados. La junta general de Sodiga aprobó el pasado mes de junio un beneficio de 1,2 millones de euros en 2014, tras las pérdidas de 6,1 millones obtenidas en 2013.

La vuelta a los beneficios de Sodiga al cierre de 2014 no solo contrasta con los números rojos obtenidos un año antes. En 2012 las pérdidas que había presentado la sociedad controlada por la Xunta se situaban en 12,5 millones en negativo. Es decir, en dos años, los números rojos se rebajaron a la mitad, para volver a las ganancias el pasado ejercicio.

Nueva etapa

El acta aprobada en la junta general de Sodiga, a la que ha tenido acceso Economía Digital, explica claramente cuáles han sido los factores que han determinado la vuelta a los beneficios. De un lado, la menor dotación por deterioros en su cartera de empresas participadas, que en los momentos más duros de la crisis costaron más de un quebradero de cabeza a los gestores de la compañía.

El total de deterioros que apuntó la compañía por sus participadas se situó en 1,2 millones. Sin embargo, las desinversiones en dos empresas generaron un resultado, por su enajenación, de 2,5 millones. Por tanto, el saldo entre las inversiones deterioradas y las sociedades desinvertidas arroja un resultado de 1,3 millones en la partida de inversiones financieras. Esa es la clave de la vuelta a los beneficios.

La salida de Russula

Sodiga decidió desinvertir durante el 2014 en dos sociedades, según el acta aprobada en la junta. Fue en Russula y en Plásticos Ferro. El resultado positivo de la salida del capital de Russula, una consultora industrial con base en A Coruña muy internacionalizada, fue de 2 millones de euros. En el caso de Plásticos Ferro, el resultado se sitúa en 463.000 euros.

Sodiga, que decidió hace dos años no acometer nuevas inversiones, está participada por el sector público gallego en un 69%, pero cuenta entre otros accionistas con Abanca (un 23,9%), Banco Popular (4,4%) y BBVA, con un 2,4%.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad