Vodafone y Movistar se quedarán sin clientes de móvil en 15 años al ritmo actual

stop

Las principales operadoras ensayan nuevas estrategias comerciales para detener la caída

El 68% de los usuarios en España tienen 30 aplicaciones en el móvil

16 de diciembre de 2013 (21:17 CET)

Vodafone ha perdido en los últimos seis meses 335.286 clientes y Movistar sufrió una merma de 591.330 abonados en el mismo período, según los datos de la Comisión del Mercado de las Telecomunicaciones, CMT. De mantener la sangría de los últimos seis meses, la fuga de suscriptores de las dos grandes operadoras de telecomunicaciones las llevará al vacío. Con el ritmo actual, Telefónica se quedaría sin clientes en 15 años y Vodafone en 17 años.

El trasvase de usuarios de las dos grandes hacia las operadoras virtuales está transformando el mercado, que se fracciona y atomiza a pasos agigantados. Ganan clientes las medianas como Orange y Yoigo pero también la operadora gallega R, Pepephone, Euskatel, Simyo, Tuenti Móvil, Digi Mobil, Telecable y Happy Móvil. Hasta las operadoras lanzadas por los supermercados como Carrefour y Dia arañan cuota de mercado.

“Nadie se quedará sin clientes, a menos que sea muy malo. El problema es que, en modelo actual, la relación costes-ingresos tiende a estrecharse. Es necesario compensarlo con el desarrollo de otras líneas de negocio como aplicaciones M2M, gestión de la identidad, gestión de la seguridad, servicios del tipo cloud. Para eso, hay que reinventarse y ése es el principal reto de la industria”, explica Fidel Salgueiro, experto en telecomunicaciones con experiencia de alta dirección de operadoras en Ecuador, Venezuela y España.

Confiadas en el cambio de tendencia

Mientras Telefónica recibe nuevos ingresos por alquilar su infraestructura a los operadores virtuales, su facturación ha pasado de 436 millones mensuales hace dos años a 231 millones de euros el segundo trimestre del año.

Vodafone también ha visto su negocio mermado. En el segundo trimestre de 2011 la operadora británica ganaba 268 millones de euros mensuales, una facturación que ha pasado hasta los 178 millones de euros el segundo trimestre de este año. La empresa reconoce la pérdida de peso pero está convencida de que no desaparecerá en los próximos años porque confía en un rápido cambio de tendencia.

Inversiones

Y para demostrarlo, Vodafone pone sobre la mesa sus últimas promesas de inversión: 500 millones de euros en los próximos cuatro años para desplegar una red de fibra con Orange y otros 650 millones de euros para la red 4G.

La operadora británica asegura que en los últimos seis meses han ganado 76.000 nuevos clientes en servicios fijos, un aumento que no compensa los 335.000 perdidos en el último semestre. La empresa atribuye la fuga a la inercia producida por cambio de política de subvención de terminales que se modificó hace dos años y a los nuevos planes fusionados. De todas formas aclara, que los últimos datos de portabilidad de octubre atenúan la tendencia bajista.

Las operadoras con fuerte penetración en ADSL han elaborado ofertas agresivas para incluir servicios móviles. En este terreno, Vodafone, la quinta empresa en servicios fijos, no sale bien parada. En cambio, Movistar, que pese a la merma sigue manteniendo un liderazgo del mercado, ha encontrado en los planes fusión un verdadero salvavidas. En las ofertas integradas y en América Latina se concentra su esperanza de futuro.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad