Vodafone insiste: denunció a Castellano y Portela por su gestión en Ono

stop

CRUCE DE DEMANDAS

José María Castellano

A Coruña, 27 de abril de 2015 (22:30 CET)

El conflicto desatado entre Vodafone y la antigua cúpula de Ono no tiene trazas de ir a acabar pronto, a pesar de que distintas filtraciones aseguran que el gigante británico ha llegado ya a un acuerdo con Hacienda por las supuestas irregularidades detectadas en la contabilidad de la operadora de cable, que adquirió el pasado año.

Vodafone España recordó este lunes que la compañía presentó una demanda de "responsabilidad social" contra la anterior cúpula directiva de Ono. En concreto, contra el ex presidente, José María Castellano, la ex consejera delegada, Rosalía Portela, y el ex director de finanzas, Carlos Ignacio Sagasta, según explican fuentes de la compañía.

Compensación por los daños causados

La compañía de telefonía no aclara la fecha en la que presentó la demanda contra los empresarios, si bien indica que ya fue "hace meses". Busca una "compensación por los daños causados por la forma en que aquellos gestionaron" la firma de cable, que más tarde adquiriría Vodafone.

El anuncio por parte de Vodafone se produce justo después de que se filtrase que la compañía ha llegado a un acuerdo con la Agencia Tributaria para cerrar el caso del fraude de IVA detectado en Ono. Hacienda detectó las irregularidades justo después de que Vodafone adquiriese la compañía que presidía Castellano por 7.200 millones de euros.

Acuerdo de Vodafone y Hacienda

Según una información adelantada por El Confidencial, el acta de conformidad firmada por parte de Vodafone con la Agencia Tributaria el pasado 29 de enero, implica el pago de 58,6 millones de euros, para cubrir lo que se había dejado de recaudar de IVA entre los ejercicios 2011 y 2014. La publicación apunta que ese acta de conformidad exculparía a los ex directivos del grupo de cable, que fueron despedidos por parte del gigante británico y a los que se les retiró un bonus millonario que iban a percibir por la venta de la compañía.

Los tres directivos, que siempre mantuvieron su inocencia con respecto a las irregularidades fiscales detectadas en Ono, continúan a día de hoy reclamando el premio que les fue negado, y que ascendía a 25 millones de euros para Castellano y otros 25 para Portela, además de 15 millones para Sagasta. Pero no queda ahí la reclamación. Tanto el ex presidente como la ex consejera delegada exigen otros 50 millones de euros, entre los dos, por daños al honor.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad