Viriato deja atrás los problemas y reorienta su estrategia

stop

La firma textil rebaja la edad de su público objetivo y contrata un nuevo equipo de diseño

Página web de Viriato

en A Coruña, 19 de diciembre de 2015 (02:45 CET)

El 2015 no ha sido un año fácil para Viriato. La firma de moda con sede en la localidad coruñesa de Ordes, que llegó a plantear el concurso de acreedores, tuvo que prescindir de 40 empleados por medio de un ERE y cerrar varios puntos de venta. Sin embargo, las cosas parecen haber cambiado tras la entrada de Xesgalicia en su capital el pasado verano.

Según explica su presidente, Alejandro Ríos, la inyección de capital de la Xunta y de los propios socios ha permitido a la empresa reactivar algunos proyectos que tenían en mente. Han decidido empezar por incorporar a una nueva responsable de producto y a un equipo de diseñadores que tendrán como reto 'rejuvenecer' la clientela. "Viriato antes vendía a las madres y las abuelas. La idea es reorientar el negocio para ser también una buena opción para las hijas", apunta Ríos.

Tradición y modernidad

El producto está bien posicionado, pero quieren redoblar esfuerzos y dirigirse a mujeres de entre 35 y 40 años sin olvidar a la clienta fiel. "La gente mayor nos compra porque valora la calidad", explica; "la gente joven busca más la moda". La idea es que en la nueva colección, que verá la luz el próximo 7 de enero, haya una parte con bastante más tendencia y otra en la que se reinventarán los clásicos.

El presidente de Viriato reconoce que alimentar a todo el parque industrial era una limitación muy grande. "Ahora la empresa ha ganado una cintura y una flexibilidad que antes no tenía, lo que nos permite investigar y atrevernos con otro tipo de materiales e hilaturas que hacen que la colección, si bien sigue basada en el punto, sea más atractiva y más completa".

Puntos de venta

Toda esta renovación llegará también a los distintos puntos de venta. La compañía todavía sigue pendiente de completar su retirada de los 'corners' menor rentables de El Corte Inglés. "Estamos en 70 y la idea es quedarnos con 60", aclara Ríos. Estos espacios serán también objeto del equipo de diseño de Viriato que, a la espera de la reestructuración que van a acometer los grandes almacenes, tratarán de buscar una mayor identificación de marca.

El canal de El Corte Inglés representa en la actualidad más del 40% de las ventas. Otro 30% lo vende en otros mercados, fundamentalmente en Italia, Francia y Portugal, pero la empresa está inmersa en un proceso de consolidación del mercado asiático que, como reconoce el directivo, "está funcionando bien".

Comercio on-line

En el primer trimestre del año, Viriato espera tener operativa una plataforma propia de ventas. En los próximos meses incorporará al personal necesario para desarrollar el portal y poder empezar a vender de forma directa.

Con todas estas medidas, la compañía espera facturar en 2016 cerca de 12 millones de euros, un 20% más que este año. Cerrarán en el entorno de los 10 millones. La idea inicial era hacerlo en los 11 millones de euros pero, como explica Alejandro Ríos, "muchos clientes cancelaron sus pedidos por miedo a que no les pudiésemos servir". Afortunadamente para la empresa los tiempos cambian y las nuevas previsiones hacen soñar a Viriato con vivir una segunda juventud.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad