Viriato da marcha atrás al ERE y negocia con sus acreedores

stop

LABORAL

C.D.P.

Imagen de una de las promociones de Viriato, la textil de Ordes que está en proceso de liquidación
Imagen de una de las promociones de Viriato, la textil de Ordes que está en proceso de liquidación

A Coruña, 28 de abril de 2015 (02:31 CET)

Tiempos convulsos para Viriato, la textil con base de operaciones en el municipio coruñés de Ordes, en manos desde la década de los noventa del hispano argentino Grupo Ríos. La firma arrastra una deuda de cerca de ocho millones de euros y habría cerrado el pasado ejercicio con unos números rojos de 300.000 euros, según los propios datos comunicados por la empresa a los sindicatos.

La compañía tenía la intención de aplicar un Expediente de Regulación de Empleo (ERE) que afectaría a 48 personas, un tercio de la plantilla. El período de negociaciones con los representantes de los trabajadores se cerró sin llegar a acuerdo y, la firma no llegó a presentar, posteriormente, la solucitud para aplicar el ajuste laboral ante las autoridades pertinentes. De momento, por tanto, parece que la amenaza de los despidos está paralizada, aunque las centrales sindicales temen que se vuelva a retomar.

Amenaza de suspensión de pagos

Fuentes sindicales explican que no hay noticias por parte de la empresa de cuáles son sus planes. Tanto Comisiones Obreras como la CIG denunciaron que la compañía indicó a los trabajadores que si no se cerraba un acuerdo con respecto al ERE planteado, la firma solicitaría la suspensión de pagos y la posterior liquidación.

Según explican desde la CIG uno de los principales puntos de discordia a la hora de negociar los términos del expediente de regulación que no se llevó a cabo tenía que ver con los avales de Viariato para asegurar el pago de indemnizaciones. "Pretendía garantizar el pago de las cantidades de las prejubilaciones con un aval sobre un edificio que tiene en A Coruña, propiedad de una de las empresas vinculadas a la firma y sobre la que ya pesa una hipoteca", comentan. "Echar a la gente fuera, pero pagarles posteriormente la indemnización a plazos", añaden.

Refinanciar deuda

Si bien los representantes de los trabajadores de Viriato aseguran que la compañía no les ha indicado qué es lo que piensan hacer, una vez decaído el período para presentar el ERE, indican que desde Inspección de Trabajo les informan de que la intención de la textil es negociar con sus acreedores para poder refinanciar la deuda que arrastra, y que se elevaría sobre los ocho millones de euros.

La situación de Viriato es compleja. Si bien, la documentación remitida a los trabajadores indica que el pasado 2014 la compañía acabó en números rojos, los resultados no fueron negativos en 2013. Ese ejercicio la cifra de negocios se incrementó un 2,6% y el resultado después de impuestos y amortizaciones superó los 855.000 euros. La textil de Ordes auguraba un crecimiento de la compañía en el mercado español en 2014, motivada en gran parte por la potenciación de tiendas franquiciadas y corners.

Deslocalización

Las centrales con representación en la empresa también denuncian que desde hace aproximadamente un año el proceso de deslocalización se ha acelerado y, cada vez, más parte de la producción se marcha a Portugal. "Si un catálogo es de 18 modelos distintos, en la actualidad tan sólo cinco se hacen en Ordes", explican desde la CIG.

En lo que va de año, Viriaro ha interrumpido su relación con la franquicia que poseía en A Coruña y también se ha retirado de corners de El Corte Inglés. Durante el período de consultas del ERE con la plantilla procedió al cierre del establecimiento que poseía en Compostela. Un hecho, según las centrales que supone un ahorro para la empresa de 10.000 euros mensuales en concepto de alquiler, además de los dos puestos de trabajo de los que prescindió.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad