Viriato, ahogada por la falta de crédito, presenta concurso de acreedores

stop

La emblemática firma textil con base en Ordes solicita la suspensión de pagos, con un pasivo que ronda los 8 millones; Xunta, Hacienda, el Pastor y trabajadores, entre los acreedores

Imagen de una de las promociones de Viriato, la textil de Ordes que está en proceso de liquidación

en A Coruña, 30 de septiembre de 2016 (23:16 CET)

Viriato, histórica firma textil con sede en Ordes, ha solicitado el concurso de acreedores, admitido por el Juzgado de lo Mercantil número 2 de A Coruña. La imposibilidad de obtener financiación para atender a su operativa diaria fue decisiva para que la dirección, encabezada por Alejandro Ríos, decidiera pedir la suspensión de pagos.

La empresa ya había registrado el preconcurso el pasado julio, ante las dificultades para liquidar una deuda con Hacienda de 350.000 euros, si bien, como había matizado la propia firma, lograron devolver millón y medio al fisco en un año. La falta de liquidez para seguir afrontando las amortizaciones y los gastos de la actividad declinó la balanza hacia el proceso concursal.

La Xunta, entre los acreedores

Viriato asegura que la suspensión de pagos tiene como objetivo "garantizar la continuidad de la empresa" y muestra su confianza en que podrá "encauzar esta situación coyuntural". A preguntas de este medio, Alejandro Ríos se limita a confirmar el concurso y a agradecer a la dirección y a los empleados el esfuerzo que están realizando para sacar adelante la empresa, que mantiene una buena posición de marca pese a las dificultades financieras.

El pasivo de la firma textil ronda los 8 millones de euros y entre los acreedores está la Xunta, que concedió un préstamo participativo a Viriato de un millón de euros a través de Xesgalicia. Esa inyección sirvió para lanzar un nuevo plan de negocio que se está ejecutando y vino precedida de un ERE para 40 trabajadores.

Afectados por el ERE

Una parte de la deuda concursal corresponde a estos empleados, que tienen pendiente de cobrar una parte de los complementos a la prestación por desempleo comprometidos por la empresa durante la negociación del expediente de regulación.

Banco Pastor y Agencia Tributaria también se encuentran entre los acreedores.

Superada la etapa de recesión económica, Galicia encadena susto tras susto. Al concurso de Viriato, que genera un importante volumen de empleo en los talleres de la comarca de Ordes, se suman los ERE del Popular-Pastor y de Extel, además de la incertidumbre que pesa sobre las plantas de Alcoa y las dificultades de Caramelo.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad