Villar Mir 'se forra' con sus negocios gallegos, entre los más rentables del grupo

stop

Las minas de Serrabal, las planta metalúrgicas y las centrales del Xallas aportan beneficios millonarios a la compañía que, en realidad, sólo tiene dos sociedades domiciliadas en Galicia

Juan Miguel Villar Mir

en A Coruña, 12 de enero de 2016 (04:02 CET)

Las cuitas de Juan Miguel Villar Mir con su buque insignia OHL, hundida en bolsa desde que su filial mexicana se vio salpicada en tramas de corrupción e irregularidades contables, tienen un paréntesis claro en Galicia, donde el grupo prosigue ejecutando inversiones y dando vuelo a un negocio de lo más rentable. El desarrollo de las centrales hidroeléctricas en el Xallas -- Fervenza II, Ponte Oliveira II y Novo Castrelo--, así como la tramitación de los parques eólicos Monte Alegre y Pedra Miñón –que suman 112 megavatios-- vienen a apuntalar un negocio tan polémico por su impacto ambiental como provechoso para la compañía, capaz de aportar beneficios durante el fragor de la crisis económica.

Y es que los negocios gallegos de Juan Miguel Villar Mir se han colocado entre los más rentables de un grupo que en 2015 ha activado un plan de desinversiones y que ha visto como OHL deterioraba sus magnitudes. Hasta el tercer trimestre, firmó un 20% menos de beneficio y rebajó un 7% su ebitda debido a la menor aportación de su filial mexicana. En Galicia, sin embargo, tanto las fábricas de Ferroatlántica como las centrales hidroeléctricas, incluso la actividad minera, arrojan beneficios a la última cuenta de resultados del grupo.

Las fábricas

Ferroatlántica, que maneja la mayoría de estos negocios, cerró 2014 con beneficiios de 67,4 millones, pero en el conglomerado entra un amplio abanico de empresas del sector energético, metalúrgico y minero que se despliega en 17 filiales y nueve países, si sumamos las empresas comercializadoras.

Para atender a la actividad en Galicia hay que centrarse en la división de ferroaleaciones controlada por Ferroatlántica, S.A.U –domiciliada en Madrid--, que engloba las fábricas de Cee, Dumbría y Sabón (Arteixo), además de una cuarta planta en Boo (Cantabria). Según el informe anual del grupo Villar Mir, las cuatro plantas aportaron unos beneficios de 18,9 millones. La cifra contrasta con la de la fábrica de Monzón, en Huesca, que arrojó un resultado negativo de 189.000 euros.

En conjunto, la división electrometalúrgica del grupo empleaba a más de 3.000 personas a cierre de ejercicio. 

Las centrales

En la división energética, una vez más, las seis centrales gallegas, la mayoría desplegadas a lo largo del río Xallas, muestran un magnífico comportamiento. A cierre de 2014 registraron un beneficio de 20,1 millones. La división de ferroaleaciones y la división energética de Ferroatlántica fueron, individualmente, los negocios que más ganancias aportaron al grupo de Villar Mir.

Hidro Nitro, por su parte, la sociedad que controla cinco centrales hidroeléctricas en Huesca –una de ellas en la frontera con Cataluña-- logró unos beneficios con su negocio energético de 1,5 millones.

Otros negocios

Además de las fábricas y mini centrales ya operativas y las que Villar Mir piensa poner en marcha, el empresario mantiene otros negocios en tierras gallegas. El de la minería es el que concentra las dos únicas sociedades del grupo domiciliadas en la comunidad, concretamente en A Coruña. Son Rocas Arcillas y Minerales (Ramsa) y Cuarzos Industriales Sau, ambas vinculadas a las minas de Serrabal.

Dicha explotación minera, rica en cuarzo y silicio, está siendo investigada por la Fiscalía por presuntas irregularidades medioambientales. Mientras avanzan las pesquisas, las sociedades van sumando beneficios, de 1,6 millones en el caso de Ramsa y de 996.000 euros Cuarzos Industriales.

Villar Mir también tiene intereses en el sector de los carburantes en Galicia. La filial Codisoil, dedicada a la comercialización y distribución al por menor de combustibles tiene seis instalaciones en la comunidad, repartidas entre Pontevedra, O Porriño, Ourense (2), Chantada y Carral (A Coruña).

Finalmente, Silicio FerroSolar, la fábrica de Sabón que produce silicio para paneles fotovoltaicos, acabó el último ejercicio en pérdidas, arrojando un resultado negativo de 1,4 millones a cierre de 2014.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad