Juan Miguel Villar Mir. EFE

Villar Mir renuncia a tres minas gallegas

stop

La Xunta tramita la cancelación de los derechos mineros de tres yacimientos del grupo de Villar Mir en A Coruña, Lugo y Ourense

en A Coruña, 14 de mayo de 2018 (05:00 CET)

El negocio de ferroaleaciones de Ferroatlántica llevó al grupo de Villar Mir, no solo a levantar las centrales hidroeléctricas en el río Xallas que ahora pretende vender, sino también a entrar a fondo en el sector de la minería. Los productos de silicio-manganeso, ferrosilicio y silicio metal que fabrican las plantas de Cee-Dumbría y Sabón requieren de materia prima, fundamentalmente cuarzo, que la empresa ha buscado en el subsuelo gallego.

Estos activos, algunos de ellos adquiridos al grupo cementero Cimpor, dejaron episodios memorables en Galicia, como la solicitud por parte de una filial del grupo, Ramsa, de una indemnización de 895 millones al Estado por los daños provocados por el trazado del AVE entre Santiago y Ourense en la mina de cuarcita de Serrabal, ubicada entre Vedra y Boqueixón.

Ni Villar Mir se llevó la millonada que reclamaba ni por ello cesó su actividad minera en Galicia, donde cuenta con yacimientos en explotación en Trazo, Mañón y O Vicedo, además de Serrabal. Sin embargo, la compañía que integra Ferroatlántica perderá los derechos sobre otros tres yacimientos.

Las minas perdidas

Así lo indica Ferroglobe en su memoria de ejercicio, en la que especifica que ninguna de las tres minas se encontraba en explotación. La Xunta tiene en marcha la cancelación de los derechos que Cuarzos Industriales, filial del grupo, tiene sobre los yacimientos de Cristina, Trasmonte y Merlán.

La primera es una mina ubicada entre Maceda y Baños de Molgas (Ourense). Según el catastro minero de Galicia, es la más extensa de todas, pues ocuparía casi tanto como Serrabal, 784 hectáreas. Ferroglobe explica en la memoria remitida al regulador que las autoridades mineras “comenzaron a cancelar los derechos en diciembre de 2017”.

Trasmonte, situada en Oroso (A Coruña), fue uno de los yacimientos implicados en la lista de agravios de Villar Mir por las expropiaciones del AVE y objeto de disputa en búsqueda de indemnizaciones en los tribunales. Los derechos sobre esta explotación, de 100 hectáreas, comenzaron a cancelarse en febrero del año pasado, según indica Ferroglobe.

Finalmente, la mina de Merlán, en Palas de Rei (Lugo) y, como las otras dos, con Cuarzos Industriales como concesionaria, tiene un tamaño de 200 hectáreas, según el catastro minero. En este caso, la Xunta tramitó la cancelación de derechos ya en 2015.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad