Villar Mir proyecta en Galicia sus dos mayores parques eólicos

stop

El empresario esquiva a la Xunta y tramita en Madrid la instalación de 112 megavatios en la provincia de A Coruña al margen del concurso

Juan Miguel Villar Mir

30 de junio de 2014 (02:23 CET)

No es nueva la vocación de Villar Mir, fundador de OHL, por levantar complejos energéticos en Galicia. A través del holding Villar Mir Energía controla las siete plantas hidroeléctricas de Ferroatlántica en la comunidad, la mayoría desplegadas a lo largo del río Xallas. El creciente interés por el negocio del viento del empresario, sin embargo, podría atraer a la provincia de A Coruña los dos mayores parques eólicos del grupo.

Precisamente, el holding Villar Mir Energía está tramitando en el Ministerio de Medio Ambiente el proyecto de Pedra Miñón, en los ayuntamientos de Vimianzo y Zas, con una potencia a instalar de 59,4 megavatios. El otro complejo es el de Monte Alegre, entre los municipios de Coristanco, Tordoia, Santa Comba y Val do Dubra. Para este segundo la potencia contemplada en el proyecto es de 52,8 megavatios.

Ambos expedientes se encuentran en la misma fase de tramitación. Se ha superado el periodo de consultas sobre el alcance de la evaluación de impacto ambiental y los requerimientos, si se han producido, han sido remitidos ya a la empresa, que presentó los planos de ambas actuaciones así como las características técnicas.

El plan eólico de Villar Mir


De levantarse cualquiera de los dos complejos supondrían la mayor planta eólica del Grupo Villar Mir hasta la fecha. El creciente interés mostrado por la compañía en el viento solo se había concretado en la adjudicación de 20 megavatios en la provincia de Huesca y en la fabricación de componentes para aerogeneradores a través de alguna de sus filiales.

Si bien es cierto que Villar Mir ya había adelantado su deseo de crecer en esta área, comenzando por Aragón y extendiéndose por la cornisa cantábrica e incluso por Castilla y León. El plan de la empresa era alcanzar los 300 megavatios en energía eólica en 2018, lo que implicará una inversión cercana a los 300 millones, según adelantó Expansión.

Al margen de la Xunta


Esa planificación toma visos de realidad en los proyectos gallegos, que van directamente a Madrid y, por supuesto, quedan al margen del concurso  eólico de la Xunta. Al superar los 50 megavatios de potencia, es el Ejecutivo central quien ostenta las competencias.

Una vez superada la fase de exposición pública y alegaciones, restará por aprobar la declaración de impacto ambiental y remitir la documentación al Ministerio para proceder a su autorización administrativa.

Al margen de las primas

Una fórmula similar empleó hace tiempo la expedientada Estela Eólica, que tramitó en As Pedregeiras y Monte Golán dos parques con una potencia conjunta de 104 megavatios. Endesa también utilizó esta fórmula en Lugo y A Coruña cuando estaba naciendo el concurso eólico de la Xunta de Núñez Feijóo.

¿Qué implica? En un momento de agitación para el sector por la reforma eléctrica impulsada desde Industria y el consiguiente recorte a las primas, los complejos de Villar Mir, de levantarse en Galicia, producirán directamente a mercado, es decir, sin un marco de primas que impulse su rentabilidad. Operarán en lo que se denomina régimen ordinario, saltándose el control de las comunidades autónomas, que ejercen sus competencias sobre el régimen especial.

Críticas ecologistas

Los primeros en tomar la palabra respecto a las intenciones del fundador de OHL fue la asociación ecologista Adega, quien ahondó en la paradoja de la parálisis del reparto eólico de la Xunta y el aterrizaje de Villar Mir. “Con la reciente orden de retribución a las renovables solo las grandes empresas y oligopolios energéticos podrán mantenerse en el mercado de energías limpias”, señaló la agrupación.

Además, Adega apunta que ambos parques se levantarán en dos ecosistemas en peligro, como son la Centaurea ultreiae y la Centaurea corcubionensi. Finalmente, recuerdan que Villar Mir Energía, con estos proyectos, solo tributará en Galicia por el canon eólico.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad