Villar Mir la vuelve a liar con la venta de sus centrales hidráulicas en Galicia

stop

Los sindicatos recuerdan que las concesiones están vinculadas a la actividad de las plantas de Ferroatlántica y piden a la Xunta que aclare la situación

Juan Miguel Villar Mir, en un reciente desayuno informativo / EFE

en A Coruña, 09 de octubre de 2016 (01:00 CET)

El empresario Juan Miguel Villar Mir está con el agua al cuello por las deudas. Por eso no es de extrañar que surjan rumores de una posible venta de activos para obtener liquidez. En los últimos días ha sonado con fuerza la desinversión en las plantas hidroeléctricas del grupo que preside, pero cada vez que aparecen en escena los saltos, el empresario y Galicia, el resultado de la suma es un conflicto.

El litigio por secar el Ézaro o la modificación de su declaración ambiental son algunos de los frentes que tiene abiertos el empresario en los juzgados. Hay otros que se cerraron hace años, pero que tras el anuncio de una posible venta de las centrales hidroeléctricas han cobrado mayor importancia.

Es el caso de la sentencia del Tribunal Superior de Xustiza de Galicia del año 1996 en la que el máximo órgano jurisdiccional gallego fallaba en contra de los intereses de Villar Mir de desligar la actividad de las plantas de Ferroatlántica de las concesiones de las centrales hidroeléctricas del Xallas. Más tarde intentaría que el Supremo le diese la razón, pero éste desestimó su recurso dando por bueno el fallo del TSXG.

Trabas

Los juzgados ponen así una primera traba a esta operación, sobre la que la propia empresa no se ha pronunciado. Desde el comité de empresa de Ferroatlántica en Sabón, su portavoz, Francisco Blanco (UGT), asegura, no obstante, que la dirección de la planta les trasladó que la información sobre la posible venta de las centrales era rotundamente falsa, pero desde el comité de la de Cee Juan Villar (UGT) señala no les han comunicado nada.

La otra traba la puede poner la Xunta, oponiéndose a la venta de un activo que no deja de ser de su titularidad. Sin embargo, desde los sindicatos temen que el Ejecutivo autonómico sea capaz de modificar "alguna coma" del contrato para poner más fáciles las cosas al empresario, que acaba de anunciar una inversión de 42 millones de euros en una nueva planta en el poligono arteixán de Sabón.

Que la Xunta se moje

Desde la CIG, Xabier Santos exige al presidente en funciones, Alberto Núñez Feijóo, que explique claramente cuál es la situación de estas centrales y si tiene constancia de oferta. Al igual que los miembros del comité de Sabón y Cee, cree que la primera que debe salir al paso de los rumores es la propia compañía. "Si es cierto, tendrá que dar explicaciones, y si no, la compañía deberá exigir una rectificación y tomar, si fuese necesario, las medias judiciales que considere".

Los sindicatos esperarán hasta el lunes por una respuesta de Ferroatlántica. Ese mismo día mantendrán un encuentro para determinar las actuaciones a tomar. Si no hay contestación, pedirán de inmediato una reunión con Feijóo. Si se confirma la información, no descartan establecer un calendario de movilizaciones para protestar contra lo que consideran una "ilegalidad".
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad