Manifestantes protestan durante una concentración convocada por AROU (Asociación de Restaurantes de Ourense) un día antes del confinamiento de la ciudad debido al incremento de casos de Covid-19, en Ourense, Galicia (España) a 8 de octubre de 2020. - Rosa

Vídeo: La hostelería, contra las restricciones “atroces” de Ourense

“¿Culpables de qué?” se preguntaron los hosteleros de Ourense en una movilización de decenas de personas a pocas horas del confinamiento de la ciudad

Los hosteleros siguen movilizándose. Hace unos meses fue en A Coruña. Ahora, en Ourense. El impacto del coronavirus en sus negocios amenaza con desembocar en una oleada de cierres, tanto por la pérdida de turistas durante el verano como por la prolongación de las restricciones para atajar la pandemia, enfocadas cada vez más a los espacios de ocio.

"No somos culpables de nada", han afirmado los hosteleros ourensanos, movilizados por decenas en la Praza Maior de Ourense, donde acudieron con las sillas de sus cafeterías.

La protesta frente al Concello fue convocada por Véxote en Viños y AHROU, que han calificado las restricciones de “atroces”, “injustas” y poco eficaces para frenar el coronavirus.

Cierres durante las restricciones… y después

Álex Castro, portavoz de AHROU, ha advertido horas antes de que comience el confinamiento de la ciudad que las nuevas medidas suponen "una nueva estocada" y que habrá cierres "no solo durante el tiempo de las restricciones".

Castro explica que al desconocer cómo evolucionará la pandemia la “incertidumbre” es mayor y advirtió que el desmantelamiento de los negocios hosteleros “arrastrará” a otras empresas, multiplicando la destrucción de empleo.

Los primeros en cerrar y los últimos en abrir

Enrique Fidalgo, el portavoz de la asociación Véxote en Viños, manifestó su descontento con que las restricciones se hayan ido "improvisando sobre la marcha". Desde el verano, ha expuesto, se han tenido que "adaptar a lo que sea" y siguen teniendo que hacerlo "casi sin previo aviso".

De este modo, el sector hostelero de la ciudad de As Burgas solicita la comprensión del Gobierno gallego pero también del Ayuntamiento de Ourense, a quien le piden que "abra la mano" respecto a una mayor ampliación de las terrazas.

Incide en que son "los primeros en cerrar y los últimos en abrir" a pesar de los gastos realizados en seguir todos los protocolos de actuación sanitaria como geles, pantallas o mamparas, que afirman haber incorporado "desde el principio" por ser "los más interesados".

Restaurantes sí, cafeterías no

En este escenario, el presidente de AHROU ha subrayado que "no es lógico" que puedas ir a cenar a un restaurante con tu pareja pero no a desayunar a una cafetería. Y ha considerado que este tipo de restricción fue la que fomentó los desplazamientos al Ayuntamiento de Barbadás el pasado fin de semana.

Es la primera concentración de un sector que señala que no será la última, porque seguirán con las movilizaciones para "defender unas medidas sanitarias equilibradas". Así, en los próximos días realizarán una manifestación en coche por las calles de Ourense.

Ayudas municipales

Al finalizar la concentración, el regidor municipal, Gonzalo Pérez Jácome, ha constatado que este sector "está castigado" y por ello ha propuesto medidas para "apoyar en este drama que están viviendo".

Entre ellas, propondrá en pleno la supresión de las tasas de veladores para 2021 y 2022, lo que supondrá, según sus números, un alivio de entre 700 y 800 euros anuales de media, así como planear la supresión retroactiva del impuesto municipal de 2020, ya que "la mayor parte de los recibos" ya han sido enviados para notificación.

Asimismo, el alcalde ha señalado que estas medidas se unirían a las ayudas para el colectivo de autónomos, de unos 2.000 euros en caso de cumplir los requisitos.

 

Un artículo de Economía Digital Galicia

Enviaremos un mensaje al correo indicado con el enlace que deberás clicar para completar el alta. No recibirás ningún boletín hasta entonces. Política de privacidad