Uterqüe, la oveja negra de Inditex, levanta el vuelo

stop

CRECIMIENTO

Pablo Isla en la presentación de los resultados de Inditex

A Coruña, 19 de marzo de 2015 (00:00 CET)

Todo lo que podía salir bien, salió bien. A pesar de la crisis y del efecto divisa, Inditex, el gigante textil de Amancio Ortega, cerró el ejercicio 2014-2015 con unas ganancias que superaron los 2.500 millones de euros, un 5% más, y unas ventas que crecieron un 8%, hasta los 18.117 millones. Los resultados han superado incluso las previsiones de los analistas y han impulsado al grupo en el Ibex 35.

Lo dijo su presidente, Pablo Isla, en la rueda de prensa que ofreció en Arteixo, en las nuevas instalaciones del grupo dedicadas a investigar avances tecnológicos en todo lo que esté relacionado con su negocio. "Si se puede calificar de alguna forma, 2014 ha sido un año de fuerte crecimiento, de fuerte inversión y de generació de empleo".

Rentabilidad

El directivo que lleva las riendas de Inditex no hizo especial hincapié en la evolución de las distintas cadenas que conforman el grupo textil, aunque sí dijo que en todas se había registrado "un crecimiento importante". Todas, además, crecieron en términos de venta en superficie comparable. "Especialmente Uterqüe, que lo hizo un 18%", destacó.

Lo hizo porque, desde su nacimiento, Uterqüe ha sido la oveja negra de Inditex. La cadena nació para ser la gama de mayor precio de Inditex, proxima casi a la boutique, y hasta el pasado año era su única marca deficitaria, ya que no alcanzaba la rentabilidad.

Isla, satisfecho

Fuentes del grupo aseguraron este miércoles a Economía Digital que la cadena, a pesar de contar con una red todavía muy discreta, ha mejorado mucho sus márgenes. "Isla está muy satisfecho", indicaron.

Según los datos remitidos a la CNMV por Inditex, las ventas totales de Uterqüe decrecieron con respecto a 2012, al pasar de 71 a 68 millones de euros, algo que se explica en gran medida porque la cadena tiene diez tiendas menos que en aquel ejercicio, sumando a principios de año 66 establecimientos.

La cadena salen del rojo

No obstante, el resultado de explotación de la firma (ebit) cerró en negro, con dos millones de euros frente a las pérdidas de ocho millones de 2013. El retorno sobre el capital empleado en Uterqüe por el grupo fue del 6%. La superficie de venta también menguó un 8%, al pasar de 10.459 a 9.596 metros cuadrados.

Durante el pasado año, el grupo de Amancio Ortega puso en marcha el proyecto de reflote de Uterqüe. Renovó el logotipo, así como el diseño de las tiendas. Además, en 2013, cambió la dirección de la cadena, al sustituir a Luis Maseres por José Luis Rodríguez, que procedía de Massimo Dutti.

Zara Home, la que más crece

Por cadenas, la que más creció durante 2014 fue Zara Home, dirigida por Eva Cárdenas. Sus ventas se incrementaron un 21% hasta los 548 millones de euros. La segunda firma en evolución fue Oysho, cuya cifra de negocio aumentó un 18% hasta los 416 millones. Stradivarius facturó un 12% más (1.130 millones); Massimo Dutti creció un 9%, hasta los 1.413 millones y Pull&Bear un 8%, con 1.284 millones.

Las ventas de Zara se incrementaron un 7%, al para de 10.804 millones de facturación a 11.594 millones en un año.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad