Urgoiti indigna a los sindicatos al abrir la puerta a los despidos en Pescanova

stop

CC.OO. desmiente al presidente de la compañía y pide un plan de viabilidad antes de hablar de reestructuración

Juan Manuel Urgoiti | EFE

27 de diciembre de 2013 (22:07 CET)

Si Pescanova logra encontrar la vía de escape para la crisis de deuda y de liquidez que atraviesa, cuya solución pasa por que la banca acreedora asuma una quita cercana al 90%, la plantilla de Galicia, cerca de 2.700 trabajadores, no podrán respirar tranquilos.

El recientemente elegido presidente de la pesquera, Juan Manuel Urgoiti, afirmó en una entrevista concedida a El Economista, que tras la recapitalización de la compañía se acometerá, probablemente, una reestructuración de plantilla. Urgoiti, que lleva algo más de tres meses en el cargo, matizó que no será “traumática”, apuntando a que se producirán salidas incentivadas y prejubilaciones.

Pese a ello, sus palabras indignaron a los sindicatos, que no entienden que se hable de reducciones de plantilla antes de tener un plan de viabilidad sobre la mesa.

Comisiones desmiente a Urgoiti

El presidente de Pescanova apuntó que los ratios de productividad actual son mejorables y aludió a Comisiones Obreras, dando a entender que el sindicato admitiría una reducción de plantilla: “La respuesta de los empleados ha sido muy positiva y la de los sindicatos también. Desde CCOO se reconocía que tendría que haber alguna reestructuración de la plantilla en el futuro”, dijo Urgoiti.

En la central se apresuraron a desmentirlo. “Nosotros no hemos admitido nada”, aclaran. El representante de Comisiones Obreras en la pesquera, Francisco Vilar, explica que no se dan las condiciones para hablar de despidos o cambios en la plantilla cuando todavía no está asegurada la viabilidad de la empresa ni el pan estratégico que apuntalará su futuro. "¿Cómo íbamos a decir algo así en esta situación?", se pregunta.

Crece la producción


Vilar quiso aclarar la postura del sindicato. “Si seguimos un plan de viabilidad que implique centralizar recursos desde perspectivas no traumáticas, sin poner a trabajadores en posiciones difíciles, estamos dispuestos a sentarnos a hablar”, expuso el sindicalista, que añade que si la parte productiva está creciendo entre un 8 y un 10%, como reconoció Urgoiti, no serían necesarios ajustes en esta área.

Más dudas tienen los sindicatos respecto al área comercial y de gestión, ya que el presidente de Pescanova apuntó que “los canales de comercialización son demasiados y no muy bien estructurados”.

“Se está dando importancia a mantener integradas las líneas de materia prima, como en el caso de Chile, por lo que a nivel productivo es difícil pensar en ajustes y sí parece más probable que se planteen mejoras en la gestión. En todo caso, no aceptamos que se anticipe nada porque ni siquiera se han dado las condiciones precisas para negociar”, sentencia Vilar.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad