Urgoiti amenaza con reestructurar la plantilla de Pescanova en Galicia

stop

“En Galicia hay 2.700 personas y habrá que hacer seguro algún movimiento de integración”, dice el presidente de la compañía

Juan Manuel Urgoiti, tras la victoria de Damm en la junta de Pescanova | EFE

27 de diciembre de 2013 (13:01 CET)

Si Pescanova logra encontrar la vía de escape para la crisis de deuda y de tesorería que atraviesa, cuya solución pasa por que la banca acreedora asuma una quita cercana al 90%, la plantilla de Galicia, cerca de 2.700 trabajadores, no podrán respirar tranquilos.

El recientemente elegido presidente de la pesquera, Juan Manuel Urgoiti, afirmó en una entrevista concedida a El Economista, que tras la recapitalización de la compañía se acometerá, probablemente, una reestructuración de plantilla. Urgoiti, que lleva algo más de tres meses en el cargo, matizó que no será “traumática”, apuntando a que se producirán salidas incentivadas y prejubilaciones.

“Tiene que haber una reorganización desde el punto de vista gerencial. Los canales de comercialización son demasiados y no muy bien estructurados”, afirmó.

Malos ratios de productividad

Preguntado sobre si los ratios de productividad de los empleados son mejorables, Urgoiti fue rotundo: “Francamente, sí. Hay algunos que están por debajo”. Pese a todo, quiso destacar el papel de los trabajadores en la crisis. “La respuesta de los empleados ha sido muy positiva y la de los sindicatos también. Desde CCOO se reconocía que tendría que haber alguna reestructuración de la plantilla en el futuro”, apuntó.

Por un lado, Urgoiti acarició a los trabajadores, alabando su esfuerzo por mantener la compañía viva y destacando las “ganas de trabajar” de los empleados. Mientras, por el otro, puso sobre la mesa una reestructuración de plantilla.

Responsabilidad para la banca


Para llegar hasta tal punto, Pescanova tiene primero que solventar sus problemas de deuda y liquidez. Urgoiti envió claros mensajes a la banca acreedora, con la que la compañía negocia una quita sobre la deuda que ronda el 90%. “De aquí se sale o con una compañía limpia, capaz de crecer y de mejorar los negocios, o a la liquidación”, sentenció.

A la necesidad de rebajar sustancialmente la deuda, se suma la urgencia de hacerlo rápido. El presidente de la compañía pidió un acuerdo en la primera quincena de enero, entre el día 10 y el 12. “Si el juez no ve claro que haya un acuerdo firme y una posición unánime de sacar adelante el grupo puede decir: ‘Liquido y se acabó’, advirtió Urgoiti.

Problemas de tesorería

Sin embargo, las conversaciones se presumen complejas. La banca, que ha iniciado los contactos con el grupo que se postula para controlar la pesquera, rechaza una quita sobre la deuda que se acerca al 90%. A este respecto, el presidente de Pescanova insistió en que la alternativa es la liquidación, un proceso en el que “no van a recibir prácticamente nada”.

Hay todavía más cabos sueltos en el futuro de Pescanova. La propuesta de Damm y Luxempart, junto a otros fondos, para tomar las riendas de la compañía está bajo la amenaza de los fondos minoritarios de impugnar el acuerdo del consejo de administración, que también rechaza la banca. Mientras, en tesorería quedan apenas diez millones del crédito urgente concedido en mayo.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad