Urbanizaciones y pisos en la costa: las viviendas vacías gallegas aceleran sus rebajas

stop

El sector inmobiliario calcula que hay 40.000 residencias de nueva construcción sin ocupar

Urbanización Costa Golf en Miño, de Martinsa-Fadesa

21 de agosto de 2013 (20:33 CET)

En Galicia hay cerca de 40.000 viviendas de nueva construcción vacías, según los datos que maneja la Federación Gallega de Empresas Inmobiliarias (Fegein). Los datos del Ministerio de Fomento cifran en 300.000 los inmuebles desocupados, aunque el Gobierno cuantifica muchas antiguas residencias en el rural que permanecen semi abandonadas desde hace años.

Dentro de obra nueva, aquella que tiene una vida inferior a dos años, los pisos de segunda residencia en costa y los adosados se llevan la palma. Es el prototipo de vivienda que ha quedado vacía con la crisis y que es más complicada de vender, según explican los profesionales del sector.

Rebajas del 25%

“En Andalucía, por ejemplo, uno de los principales exponentes de la crisis del ladrillo son los hoteles vacíos construidos en la costa, aquí el ejemplo es otro distinto. Lo tenemos sobre todo en pisos en la costa y en las urbanizaciones que se construyeron en los municipios próximos a las grandes urbes”, comentan.

Expertos en el sector inmobiliario indican que los precios de los adosados han bajado considerablemente, incluso aquellos que no pertenecen a promociones de la banca o la Sareb. “En el interior, donde fue más frecuente la proliferación de adosados hablábamos hace años de precios que oscilaban entre los 225.000 y los 250.000 euros. En urbanizaciones cerca de las grandes urbes, el precio se incrementaba hasta los 300 0 350.000 euros”, explican.

No obstante, los precios ahora han bajado una media del 25%. Ejemplo de ello, es la famosa urbanización Costa Miño Golf de Fadesa. La página web de Martinsa informa de promociones de unidades limitadas desde 142.500 euros más IVA.

Las urbanizaciones renuncian a la piscina

Ribeira, Aguiño, O Grove, Cangas, Barreiros o A Guarda son algunas de las zonas señaladas como aquellas en las que quedan todavía más volumen de viviendas vacías, proyectadas en los años de bonanza económica.

Por otro lado, el coste de mantenimiento de las urbanizaciones de adosados es otro de los factores que influye en su, ahora, escasa salida. “Cuando todas las viviendas está vendidas, los vecinos deben asumir como gastos de comunidad el mantenimiento de la urbanización. Este verano, se han dado varios casos de adosados que no han llenado la piscina, no pueden asumir su mantenimiento”, comentan.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad