Uno de los hombres fuertes de Alvariño entra en la batalla por la patronal de Pontevedra

stop

El presidente de Ineo, Jorge Cebreiros, pugnará por la presidencia de los empresarios pontevedreses con Luis Nóvoa, propietario del Grupo Dafer

Alvariño, Luis Nóvoa y César Blanco, director de Academia Postal (izq.) y Jorge Cebreiros, presidente de Ineo

Pontevedra, 04 de febrero de 2015 (00:00 CET)

No pasaron más de unos días desde que los círculos próximos a Luis Nóvoa, el sucesor de Alvariño en la patronal pontevedresa, transmitieron que no había más candidato al sillón de mando de la CEP que el propio propietario de Dafer. Se equivocaban. Ya está en marcha una nueva candidatura. Jorge Cebreiros Arce, presidente de Ineo y miembro del comité ejecutivo de la Confederación de Empresarios de Galicia, ha comunicado a los empresarios su intención de optar al puesto.

No es un rival cualquiera. Ha sido uno de los hombres fuertes de Alvariño en la renovación de la patronal gallega tras el mandato de Fontenla, apoyándolo en su candidatura primero y formando parte del comité ejecutivo de la CEG después. Preside la tecnológica Ineo, una agrupación del campo de las TIC. Ofrece servicios de todo tipo, desde el asesoramiento financiero al desarrollo del área de I D, pasando por los procesos de internacionalización. En estos momentos, la asociación dirige proyectos vinculados a las smart cities y la formación y el emprendimiento TIC.

Dos talantes, dos hojas de ruta

Su decisión de dirigir la patronal pontevedresa quedó de manifiesto en la carta que los candidatos envían a empresas y asociaciones sectoriales para pedir el aval a las candidaturas. Cebreiros envió este martes su misiva, pero no pidió aval alguno. En ella invita a los remitentes, a los empresarios, a una ronda de reuniones para escuchar sus propuestas y sus reflexiones sobre la situación económica actual y los pasos a dar en el futuro.

A su juicio, "la industria aborda retos de modernización con la introducción de las tecnologías en sus procesos productivos, generando un cambio radical en la eficiencia de los desarrollos industriales. Los servicios deben incorporar las estrategias y el conocimiento necesario para aportar valor a las empresas y a los ciudadanos. El momento es otro y requiere una organización empresarial que nos de apoyo, y que se centre en la recuperación del tejido empresarial perdido e impulse la modernización de estructuras y empresas y tenga peso en los ámbitos públicos de decisión", explica en el documento.

El presidente de Ineo dice estar apoyado por la junta directiva de su empresa y por un grupo de empresarios que lo acompañan "en este paso al frente, todos impulsados por un espíritu de trabajo en equipo, cooperación empresarial y un deseo de cambio".

Acabar lo empezado, la apuesta de Nóvoa

El discurso contrasta claramente con el de Luis Nóvoa, ourensano natural de Lobios y propietario del grupo Dafer, que opera en el sector del frío industrial. Llegó a la presidencia de la CEP por promoción interna, ocupando el sillón que dejó libre Fernández Alvariño cuando accedió a la presidencia de la patronal gallega. Pareció entonces que llegaba para cumplir el mandato de dos años que quedaba pendiente, salió avalado de unas elecciones en las que fue el único candidato tras un amago de César Blanco, director de Academia Postal, y acabó por lanzarse en la renovación del cargo.

En su misiva solicitando el aval de los empresarios, Nóvoa reivindica la necesidad de "culminar los cambios y proyectos iniciados" durante su dirección, "así como poner en marcha otros que permitan estar unidos, ser más fuertes y conseguir la máxima representación institucional". Las ideas de unidad y protagonismo institucional son constantes en la carta.

¿Bueno para Alvariño?

En principio, cualquier escenario posible parece favorable al presidente de la patronal, Fernández Alvariño. Luis Nóvoa fue su segundo de a bordo durante muchos años en la Confederación de Empresarios de Pontevedra y, aunque ha dado alguna muestra de rebeldía en los últimos tiempos, es impensable que claudique en su apoyo al presidente de la CEG.

Y Jorge Cebreiros fue elegido por el propio Alvariño para formar parte del comité ejecutivo de la patronal. Un cargo que quedaría prácticamente replicado si consigue hacerse con la presidencia de los empresarios pontevedreses, ya que pasaría automáticamente a ser vicepresidente de la Confederación de Empresarios de Galicia.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad