Uno de los grupos impulsores del 'fracking' en España abandona Galicia

stop

Trofagás traslada su sede social de Vigo a Burgos, donde tiene en marcha dos proyectos de extracción

Instalación de un pozo de extracción de gas no convencional en Polonia | Trofagás

03 de junio de 2013 (02:00 CET)

La petrolera estadounidense BNK Petroleum creó en 2011 Trofagás Hidrocarburos SL, filial con la que opera en España y que tiene su sede social en Galicia, concretamente, en la calle Colón de Vigo. La compañía, que explora el suelo estatal en busca de gas no convencional, confirmó que en corto periodo de tiempo trasladará su domicilio desde tierras gallegas hasta Burgos.

Allí mantiene dos de los tres proyectos de extracción que está desarrollando en España y para los que prevé una inversión de 250 millones de euros. Las explotaciones reciben el nombre de Sedano, en Burgos, Urraca, en la frontera entre Burgos y Álava, y Arquetu, en Cantabria. Todos ellos cuentan con licencias de exploración autorizadas a lo largo de 2011.

Sin proyectos en la comunidad

BNK Petroleum, con presencia en Alemania, Polonia y pozos de gas y petróleo en su país de origen, Estados Unidos, es una de las empresas que emplea la fractura hidráulica, el polémico fracking, como técnica de extracción. Su presencia en Vigo, según informan en Trofagás, es “anecdótica”, una plataforma de lanzamiento hacia sus proyectos en el Estado.

Aseguran no tener vínculo alguno con Galicia ni estudiar proyectos en territorio gallego. En breve periodo de tiempo se hará efectivo el cambio de sede social, ahora tramitándose, hacia tierras castellanas donde espera obtener gas para comercializar en cinco años.

Galicia y el controvertido 'fracking'

El traslado de Trofagás Hidrocarburos llega en un momento de fuerte movilización social en Galicia en contra de los grandes proyectos mineros, refrendada por una manifestación multitudinaria en Santiago este domingo. Desde las plataformas ciudadanas, que se oponen a proyectos como el de Edgewater en Corcoesto o a la mina de feldespato en A Limia, han remitido abundante información sobre los riesgos del fracking, técnica que bombea grandes cantidades de una mezcla de agua y arena en la formación rocosa a alta presión para fracturar la roca y liberar el gas.

BKN defiende este método de extracción. “Es una técnica industrial como otra cualquiera”, afirman fuentes de la empresa en España. Matiza, pese a todo, que los proyectos deben llevarse con “información” y “transparencia”. De hecho, en su página web ofrece detalles sobre el procedimiento, que empleará en sus proyectos españoles si siguen adelante. También incluye estudios de expertos sobre la técnica.

En Galicia, la Xunta cambió su postura con respecto a la polémica fractura del subsuelo. A comienzos de año, el Parlamento aprobó por unanimidad frenar la llegada del fracking a Galicia hasta que no se asegure la inocuidad de la técnica para las personas y el medio ambiente. El cambio en la posición del Ejecutivo gallego no fue relevante para la decisión de Trofagás, según informan en la compañía.

Cantabria


Entre la postura del PPdeG y el Gobierno de Mariano Rajoy, favorable a la técnica, se sitúan los populares de Cantabria, que esta semana votaron a favor de prohibir la fractura hidráulica en territorio cántabro, también con unanimidad entre las fuerzas políticas. "La fractura hidráulica como técnica para la extracción de gas, o fracking, plantea en la actualidad interrogantes tanto desde el punto de vista de la salud como desde la perspectiva de la protección medioambiental, fundamentalmente por la posibilidad de que con la utilización de esta técnica pueda producirse contaminación en los acuíferos subterráneos dada la inyección de productos tóxicos y contaminantes que resultan necesarios para la utilización de esta técnica", especifica el anteproyecto de ley.

Allí precisamente, BKN desarrolla el proyecto Arquetu, para el que cuenta con una licencia de exploración desde abril de 2011 y por un periodo de seis años. Prevé una inversión de 20 millones. Al respecto de la prohibición del fracking, la empresa solo dice que están “analizando la situación” y que tomarán las medidas oportunas “en su momento”, sin aclarar más.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad