Uno de cada dos lectores de ED creen que la reforma energética enterrará al eólico gallego

stop

Solo un 14% considera que el sector recuperará su hegemonía en España

Aerogeneradores eólicos

05 de mayo de 2014 (01:40 CET)

Galicia continúa siendo una potencia eólica, pero lleva demasiado tiempo parada. Desde la anulación del concurso eólico del bipartito y la puesta en marcha del reparto de la Xunta de Alberto Núñez Feijóo, apenas se han instalado megavatios. Solo 38,4 en los últimos tres años. La parálisis, que según la Comisión Nacional de la Energía podría alargarse hasta 2018, ha hecho que comunidades como Castilla y León o Andalucía desbanquen a Galicia como líder del sector, puesto que ocupó tradicionalmente junto a Castilla-La Mancha tanto en potencia instalada como en producción de energía.

El Gobierno gallego ha impulsado una serie de medidas para reflotar el reparto de megavatios. Esta semana, estará en la mesa del Parlamento una modificación en el canon eólico para retrasar el pago que deben realizar los promotores de parques. Sin embargo, el paquete de medidas anunciadas no servirá para devolver al sector su posición de privilegio, según los lectores de Economía Digital. El 53% opina que la reforma energética impulsada por el ejecutivo central, que suprimió primas y mantiene en el aire el marco de retribuciones a las renovables, deja sin margen de maniobra a la Xunta y “entierra todas las expectativas” para la industria eólica en Galicia.

La reforma de la Xunta, insuficiente


Así lo manifestaron en la encuesta propuesta por Economía Digital sobre las posibilidades de la comunidad gallega de recuperar el liderato eólico. Solo un 14% confía en los brotes verdes vaticinados por la Xunta al anunciar las primeras autorizaciones para parques del nuevo reparto casi cuatro años después del concurso. Tampoco son muchos los que confían en la reforma del Gobierno gallego, que combate el impacto de la reforma eléctrica con ventajas fiscales para los parques, aplazamientos en los pagos de tasas y facilidades para renunciar a las empresas para renunciar a los megavatios obtenidos.

Pero además de la reforma energética, un 33% de los participantes en la encuesta ha puesto énfasis en los años perdidos. La prolongada parálisis --que permitió, por ejemplo, al sector eólico andaluz crecer cuatro veces más que el gallego en el último lustro-- hace imposible que Galicia pueda remontar y recuperar su puesto de referencia a la cabeza de las renovables del Estado.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad