Una veintena de trabajadores de Begano se trasladan a las fábricas de Barcelona y Bilbao

stop

A la factoría llegarán empleados de otras zonas, además de los 40 eventuales que han sido contratados a pesar de la reestructuración

El presidente Feijóo en una visita a la embotelladora coruñesa Begano | EFE

16 de abril de 2014 (18:25 CET)

El proceso de reestructuración de Coca-Cola Iberian Partners se da por zanjado, por lo menos por parte de la empresa. La embotelladora del conocido refresco emprendió medidas de ajuste que afectados a 1.190 trabajadores y provocaron el cierre de cuatro plantas. No obstante, su director general Victor Rufart, reconoció que entre otros flecos, queda pendiente el traslado de aproximadamente el 10% de la plantilla, que se desplazará para cubrir vacantes en otras fábricas.

Según los sindicatos, en la factoría coruñesa de Begano serán alrededor de una veintena de personas las que se acojan a este régimen de traslados. “La mayoría de ellos irán a parar a las fábricas de Cataluña y el País Vasco”, explican desde el CSIF.

Trabajadores de otras fábricas

Aunque la destrucción de empleos no afectó en gran medida a la fábrica coruñesa, los sindicatos indican que parte de la plantilla optó por abandonar la fábrica, al haberse acogido a los concursos de traslados y no recibir la plaza que deseaban. Por otro lado, también se espera que a la factoría coruñesa vengan trabajadores de otras fábricas del grupo, dentro del proceso de recolocación.

reconoció que quedan pendientes los traslados de personal. Aproximadamente un 10% de la plantilla, señaló, se desplazará para cubrir vacantes en otras fábricas. El proceso, según fuentes sindicales, se dará por terminado a finales de año.

Contratación de eventuales

Los movimientos programados en Begano cobran especial relevancia debido a que, pese a los recortes en toda España, Coca-Cola Iberian Partners ha tenido que contratar a cerca de 40 trabajadores eventuales hasta el verano para reforzar la producción de la fábrica, que ahora ha pasado a tener tres turnos en lugar de dos.

La actividad de la planta se debe, entre otros motivos, a que su producción debe cubrir ahora no sólo su mercado, sino las otras zonas que quedaron desabastecidas. Ya durante el proceso de negociación del ERE, el stock de la fábrica coruñesa sirvió para paliar los efectos de las huelgas en aquellas fábricas abocadas al cierre.

Por su parte, UGT ya ha advertido que podría llevar la contratación de eventuales ante Inspección de Trabajo al no ser, en su opinión, compatible con los recortes aplicados previamente.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad