Una mezquita impide a Four Seasons vender alcohol en el hotel de lujo de Jove

stop

La cadena negocia con las autoridades marroquís la obtención de la licencia desde antes del verano sin éxito; Four Seasons admite que no poder vender bebidas alcohólicas en temporada alta impacta en la satisfacción del cliente

Una de las habitaciones del hotel Four Seasons de Casablanca.

en A Coruña, 10 de agosto de 2016 (17:14 CET)

Four Seasons solicitó hace más de seis meses la licencia para vender bebidas alcohólicas en el hotel de lujo Inveravante en Marruecos, un desarrollo inmobiliario conocido como Anfaplace Living Resort en el que Manuel Jove invirtió más de 200 millones, una parte ya recuperados con la venta del centro comercial ubicado en el complejo a un fondo sudafricano por 80 millones.

El hotel, entre los más lujosos de la ciudad, opera en temporada alta sin poder vender bebidas alcohólicas. La licencia no ha pasado de la solicitud y Four Seasons continúa negociando con las autoridades marroquís para conseguir la autorización.

Un decreto de 1967 que se aplica... a veces

Fuentes de la cadena hotelera, que gestiona tres restaurantes en el establecimiento de Casablanca, explicaron a EFE que esta situación "tiene un impacto innegable sobre la satisfacción de los clientes del hotel, especialmente ante la clientela internacional". El perfil de cliente, personas de alto poder adquisitivo y con un estilo de vida europeo, acostumbra a consumir alcohol durante su estancia.

El problema para la obtención de la licencia radica en la presencia de la mezquita Abdelaziz Ibn Saud y de la fundación aledaña del mismo nombre, construidas y financiadas por Arabia Saudí, en las proximidades del hotel. Desde esa institución ha salido, aparentemente, la oposición a que el Four Seasons expida bebidas alcohólicas

En Marruecos continúa vigente un decreto de 1967 que prohíbe explotar "un puesto de bebidas (alcohólicas) en las cercanías de edificios religiosos, cementerios, establecimientos militares, clínicos o escolares, y en general a proximidad de todo lugar donde se debe respeto y decencia".

La influencia de Arabia Saudí

Four Seasons alega, sin embargo, que dicho decreto solo se aplica a su establecimiento, pues hoteles de cuatro estrellas próximos al situado en el complejo de Inveravante están vendiendo bebidas alcoholicas.

La Embajada de España ha emprendido discretas gestiones para tratar de desbloquear el problema a nivel político, hasta ahora sin éxito. Al parecer, los obstáculos no proceden del Gobierno local, encabezado por el islamista Partido Justicia y Desarrollo (PJD), sino de la propia Arabia Saudí, un aliado que Abdelilah Benkirán no quiere molestar, al mantener con el país una balanza comercial muy favorable.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad