stop

Una empresaria de cosméticos destapa nuevos sesgos en el estudio de la OCU que premió a la crema Cien de Lidl como la mejor del mercado

Madrid, 06 de abril de 2018 (23:36 CET)

La crema hidratante Cien de Lidl, que se vende por 3 euros y que fue premiada por la OCU como la mejor del mercado, contiene parabenos que pueden alterar el sistema hormonal y además destaca falsas cualidades del producto, según la declaración ante los juzgados de Madrid de una fabricante cosmética.

Paola Gugliotta, empresaria fundadora de la marca de cosméticos Sepai, relató en el tribunal las graves inconsistencias del estudio de la Organización de Consumidores y Usuarios, OCU, que premió a la crema de Lidl de 3 euros por encima de marcas más reconocidas como L’Oreal y Vichy.

La experta cosmetóloga estudió el detalle de los estudios de laboratorio de la OCU y concluyó que, aunque la OCU no hubiese realizado ningún estudio de laboratorio de cremas, habría obtenido el mismo resultado, puesto que el test científico no fue determinante. El restultado final estuvo determinado por los criterios subjetivos de la organización en relación al packaging de los productos.

Una experta pone en evidencia que la OCU ignoró los componentes perjudiciales de las cremas Cien de Lidl

Gugliotta fue testigo en el juicio en el que la OCU demandó a Economía Digital por haber recogido las quejas de la industria cosmética por los resultados y también por haber destapado la estructura empresarial de la OCU, con sedes en Luxemurgo y Hong Kong, y con conexiones con paraísos fiscales en las Islas Vírgenes y directivos implicados en los Papeles de Panamá.

Tanto el fiscal como la juez consideraron que las informaciones publicadas por este medio eran veraces y condenaron a la OCU a pagar las costas del juicio.

50.000 euros por un estudio incongruente

La OCU encargó un estudio a los laboratorios alemanes Doctor Schareder las pruebas de laboratorio para determinar cuáles son las mejores cremas en Europa. El estudio dio como resultado que casi todas las cremas tenían la misma eficacia en hidratación, aunque algunas marcas como Vichy superaron de forma notable a la crema de Lidl, que quedó en el lugar número 16.

Pero, posteriormente, la OCU pidió opiniones personales a usuarias de pieles normales o mixtas sobre las cremas. Debían decir cuál gustaba más en olor y textura. Finalmente, el organismo premió o penalizó a las cremas en función de criterios propios. La organización restó puntuación a las cremas con ingredientes que considera perjudiciales o con palabras promocionales (claims) que considera “vacíos”.

Los parabenos

“Se usaron penalizaciones subjetivas por encima de lo que establece la ley o los comités reguladores. Por ejemplo, ellos (la OCU) deciden que van a penalizar las cremas que contengan butil o propilparabenos porque son disrruptores hormonales. Pero no penalizan la utilización de otros parabenos que ellos consideran que son seguros, cuando se han publicado estudios que demuestran que los parabenos que lleva la crema Cien también son disrruptores hormonales. La crema ganadora tiene esos parabenos que ellos consideran buenos”, explicó la cosmetóloga en el tribunal. 

Conservantes dudosos

La OCU decidió penalizar a las cremas que incluían isotiazolinonas por considerar que es un conservante con alto potencial alergénico, pero no decidió penalizar otros conservantes más cuestionados.

“El fenixotanol es un conservante que ha sido prohibido en productos como los pañales de los bebés y los pintalabios, y que la crema ganadora (la de Lidl) tiene. Pero la OCU sólo ha penalizado a  cremas que contenían isotiazolinonas”, agregó la testigo.

Factor de protección 4

Los estudios de la OCU también penalizarían a las cremas que hacían publicidad de una supuesta protección solar sin tenerla, pero de la metodología no se desprende que hayan penalizado a la crema de 6 euros.

“La normativa de buenas prácticas de la industria dice que no es correcto declarar SPF 4. No debes sugerir que una crema con SPF 4 protege la piel”, aseguró la testigo. 

El estudio de la OCU y la ola de noticias positivas sobre la crema de Lidl en diferentes medios de comunicación y en la propia revista de la OCU hicieron que Lidl disparase sus ventas y la multiplicase por 20. ¿Se trata de un estudio sesgado y hecho a medida? Tanto Lidl como la OCU han negado esta posibilidad. Pero al menos seis patronales como las de la leche y el aceite se han quejado de los estudios "absurdos" y "sin rigor" de la OCU.

La OCU pertenece a una red de asociaciones de consumidores, y en cada país los resultados del estudio fueron distintos

Lo cierto es que los estudios obtuvieron resultados incongruentes. La OCU pertenece a una red de empresas con asociaciones de consumidores en diferentes países: Bélgica, España, Portugal e Italia. Y cada asociación publicó un resultado distinto e, incluso, valoraron al mismo producto con diferente puntuación. La crema Lidl, que ganó en España, fue excluida en Bélgica, donde se premió a la crema Kruidvat.

El producto de La Roche-Posay obtuvo 62 puntos en Bélgica y 63 en España. La crema Estée Lauder obtuvo 61 puntos en Bélgica y 60 en España y la crema de Lidl obtuvo 66 puntos en Portugal, 65 en Italia y España y fue expulsada del estudio en Bélgica, a pesar de que Lidl tiene presencia en ese país.   

En el juicio, el representante del laboratorio alemán Doctor Schareder reconoció que la crema de Lidl no es la número uno. La enorme campaña de márketing quedó desmoronada en los tribunales.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad