Una empresa de renovables culpa a NGB de llevarla al borde de la quiebra

stop

Sonkyo asegura que “los incumplimientos financieros” de la entidad y del Banco Gallego ya la han llevado a proponer una reestructuración temporal de plantilla

Oficina de NGB

18 de mayo de 2012 (22:02 CET)

Sonkyo, una firma internacional con sede en Cantabria culpa a Novagalicia Banco y al Banco Gallego de la reestructuración temporal de la plantilla que está a punto de acometer. La empresa especializada en energías renovables dice que los “incumplimientos financieros” de las entidades gallegas los abocará al cierre. La compañía cuenta con 150 trabajadores, 90 en Cantabria.

En el 2010, el anterior Gobierno cántabro resolvió un concurso eólico, dentro del cual asignó una zona, Campoo-Los Valles, al grupo bancario gallego. En total consiguieron 215 megavatios. En aquel momento, era Caixanova la que participó en este concurso.

La entidades gallegas acordaron participar junto a la división de renovables de Sonkyo, un grupo conocido por la fabricación de aerogeneradores de pequeña potencia.

Plan de implantación socieconómica


La adjudicación iba ligada a una serie de planes de implantación socioeconómica, condición necesaria establecida por los convocantes del concurso. El citado plan contemplaba una inversión de 29,6 millones de euros durante los primeros diez años de vida de la empresa Sonkyo Energy, la filial de renovables de Sonkyo.

Ahora, la empresa asegura que la banca gallega no está cumpliendo, lo que le está ocasionando “importantes perjuicios”.
“Llevamos muchos meses de negociaciones, pero desde la extinta Caixanova y Banco Gallego se han desvinculado del proyecto”, aseguran, a la vez que indicen en que están preparando acciones judiciales para resarcirse de los daños causados.

Abocados al cierre

“La financiación comprometida por Novacaixagalicia y Banco Gallego con Sonkyo sigue sin llegar y la situación se ha vuelto insostenible”, dicen desde la empresa, a la vez que aseguran que si las entidades “cumpliesen” se podrían generar unos cien puestos de trabajo.

Sin embargo, la empresa ya ha reunido a los trabajadores para explicarles la necesidad de una “reestructuración temporal de la plantilla”, con el objetivo de evitar despidos en una primera etapa. “Pero de no resolverse la situación, esta empresa está abocada al cierre”, sentencian.

NGB responde

Los lamentos de Sonkyo no han encontrado consuelo. Novagalicia Banco ha replicado que está cumpliendo “escrupulosamente” con todos sus compromisos de apoyo económico, reivindicando una inversión ya realizada de 3,2 millones de euros.

La entidad manifiesta que si no acomete “mayores inversiones” es porque el concurso eólico cántabro está “paralizado” debido a que está pendiente de resolución judicial tras un recurso presentado por la asociación ecologista Arca. 
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad