Una deuda de cuatro millones con la Seguridad Social deja el futuro de Tablicia en el aire

stop

Representaciones Martín frena la compra de la maderera gallega hasta que se aclare si tendrá que asumir la cantidad adeudada

Protesta de trabajadores de Tablicia

05 de diciembre de 2013 (21:28 CET)

El grupo peruano Representaciones Martín adquirió Tablicia, la maderera ubicada en Nadela (Lugo), por 2,5 millones el pasado julio. Ahora, la Tesorería General de la Seguridad Social reclama a la empresa cerca del doble de esa cantidad, 4,2 millones de euros, por la deuda que mantenían los antiguos propietarios con este organismo.

La deuda era conocida por todos, pero se daba por hecho que la Seguridad Social haría la vista gorda tras la subasta de la empresa y dejaría que la compañía peruana tomase los mandos de Tablicia sin mayor trastorno. Dos argumentos alentaban este desenlace. Por un lado, que la compañía peruana participó en la subasta convencida de que adquiriría la empresa gallega libre de cargas. Por el otro, que la Seguridad Social ha perdido en los juzgados batallas similares, como la reclamación para que Lácteas García Baquero se hiciese cargo de la deuda de la fábrica de Palas de Rei de Queserías Castillo de Pambre tras su compra.

Nada de esto se ha cumplido. A pesar del toque de atención de la Audiencia Provincial de Lugo en el pleito con García Baquero, la Seguridad Social sigue en sus trece. Presentó un recurso por la deuda de Tablicia en el Juzgado de lo Mercantil provocando que Representaciones Martín frenase el proceso de compra de la maderera gallega, todavía pendiente de escriturarse.

Se niega a asumir la deuda

El grupo peruano no piensa de ningún modo en asumir la deuda. Representa 1,7 millones más de lo que pagó por la fábrica de Nadela con la idea de partir de cero, sin hacer frente a los quebrantos que llevaron a Tablicia al concurso y la liquidación.

La compañía ha efectuado un primer depósito de 250.000 euros por la empresa, asumiendo un plazo de 30 días para escriturar la planta adquirida en la subasta. Este proceso debería culminar esta semana, o esa era la intención del grupo peruano, que ha frenado en seco la operación a la espera de que se aclare la situación con la Seguridad Social.

Los perjudicados, los trabajadores

De que se clarifique dependen 105 empleos. Son los puestos de trabajo que tiene comprometidos Representaciones Martín para poner a andar la fábrica de Nadela. El principal problema, informa el secretario en Lugo de la Federación de Metal, Construcción y Madera de UGT, Carlos García, es que la Seguridad Social todavía tiene la posibilidad de interponer un nuevo recurso ante la Audiencia Provincial, lo que podría alargar el proceso durante meses.

Este periodo, eleva el tiempo en la lista del paro de los trabajadores, que agotarán la prestación por desempleo. Y, del mismo modo, provocará un mayor deterioro en la planta, que Representaciones Martín quería poner a funcionar entre finales de este año y comienzos del siguiente.

El temor a más reclamaciones


Por este motivo, representantes sindicales se reunieron con el director de la Tesorería de la Seguridad Social y con el subdelegado del Gobierno en Lugo, Ramón Carballo, para que medien en Madrid y frenen la posibilidad de un nuevo recurso.

Aunque el desenlace más probable para la acción judicial es que siga el mismo camino que la que afectó a la quesería de Palas de Rei y se desestimen los argumentos de la Seguridad Social, conllevaría un largo proceso que retardaría el inicio de la actividad para Tablicia y los trabajadores.

Peor escenario es que la Audiencia Provincial estimase el recurso, ya que se abriría una vía para otras reclamaciones, como la del Fondo de Garantía Salarial, que desembolsó 2,5 millones por las cantidades adeudadas a los empleados, o la de los propios trabajadores, a los que todavía se les deben cerca de dos millones, informa UGT.

Este escenario echaría por tierra las aspiraciones de Representaciones Martín y llevaría a un callejón sin salida a la planta de Nadela.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad